Debates políticos

images

Y entonces, cuando andaba medio país decepcionado de la política y los partidos, aparece un David renunciante, rompiendo paradigmas, subiendo el listón de las aspiraciones y modernizando con su ejemplo la definición de eso de “ser político”.

Y es que no todos los días un funcionario rechaza continuar en el cargo que con suma facilidad iba a mantener, después de haber presentado las mejores credenciales que inauguró al solicitar al PNUD que se encargara de transparentar las compras y los contratos del cabildo que, junto con lo de la recogida de la basura, han sido las tradicionales fuentes de corrupción en los cabildos del país.

La renuncia de David Collado a repostularse es un bien en cascada, pues abre las puertas a la joven y dama, Carolina Mejía, piquito de oro, combativa pero educada, que no va a rehuir debatir sus propuestas con el otro joven político y su natural adversario, Domingo Contreras, quien desde hace años se prepara para el combate con argumentos, que es el único remedio contra los insultos que, como se sabe, sólo surgen cuando se han perdido las ideas o, lo que es peor, cuando nunca se han tenido.

El debate entre Carolina y Domingo lo anuncia uno sin consultarlos, convencido de que no me harán quedar mal.

Lo mismo digo del amigo Rafael Paz y la sobrina Faride Raful, dueños de discursos inteligentes y modernos, y con propuestas para todos los gustos. Hagan sus apuestas.

Si los señores candidatos presidenciales, Fernández, Gonzalo o Abinader por sentirse superiores o por temor al adversario; por carecer de ideas o por incapacidad para exponerlas, (o por todas las anteriores) se niegan a debatir… pues allá ellos.

Pero deberían saber que estos jóvenes políticos les harán quedar muy mal ante los votantes que, puede que hasta se lo tomen en cuenta a la hora del sufragio que, al fin, mirando como anda el mundo, desde Hong Kong a París pasando por Chile, ya, hasta el futuro de tan viejo fue ayer.

Cada día será más difícil para los candidatos rehuir el debate.  ¡Y qué bueno! Hablo de unos debates que debemos impulsar hasta convertirlos en parte de nuestra cultura política.

Al fin, no debería representar a nadie en nada quien no es capaz de algo tan elemental como enfrentar/confrontar sus ideas y propuestas con las de sus adversarios.

Déjà vú

deja-vu-1-640x480

Por falta de advertencias no será. La división del PLD es una incitación a la victoria del PRM. No solo porque a diferencia de 2016, Luis Abinader es ya el bateador designado para enfrentar al PLD, sino también por las nuevas compañías que la división del PLD ha traído al PRM, las cuales podrían ser determinantes en la lucha por la presidencia de la República.

La llegada del profesor Leonel Fernández y su nuevo partido a la oposición al PLD, es para el PRM como si el Pedro Martínez de 1999, -su mejor año-, anunciara que a partir de enero lanzará por los Tigres del Licey. Eso lo cambia todo. Pero hay más. Recuerden que estamos hablando de una oposición que desde 2004 “frena en el aro” y ha tenido 15 años y tres elecciones presidenciales (más los consejos de La Embajada y sus amigos de última instancia, civiles sociedades y otros versos, para convencerse de que, así como en el PLD con la división habrá algún tipo de derrota (legislativa/presidencial/municipal); sin unidad, en la oposición no habrá victoria, y a la transición española y a la chilena, y al Frente Patriótico me remito que, al fin, la política siempre ha hecho extraños compañeros de cama que “ni se importan ni se estorban, se soportan amistosos, más no son una canción”, que recuerdo ahora que cantaba Patxi Andión hace mil años.

Además, “tomando en cuenta los últimos sucesos”, no en la poesía de Silvio Rodríguez sino en la política y sus campañas, uno debe preguntar: ¿existe una sola marrulla, un solo chanchullo, trapisonda o perversión electoral, de las padecidas por el profesor Fernández en las primarias de la organización morada, que su sector peledeísta de entonces no haya apoyado, patrocinado y/o ejecutado en anteriores eventos electorales internos o externos? ¿O acaso, los malos juegos denunciados por Fernández los aprendió el PLD con los primeros soles del pasado 6 octubre de este 2019? Entre bomberos, no es sabios pisarse las mangueras. Los bomberos morados las quemaron todas. Por eso arde y no París,

Fuera Leonel del PLD, lo de hoy es un Déjà vú de la campaña electoral de 1996, donde las huestes balagueristas -que ahora representarían las de Fernández-, con tal de evitar el triunfo del doctor Peña Gómez (que sería hoy Danilo Medina), se aliaron al partido morado, y entrenaron -con una eficiencia que podría envidiar  el taller de la Delta o los seminarios de Barna- a los entonces pariguayos peledeístas, (que serían hoy los más jóvenes del PRM) sobre las malas artes de la lucha electoral, y les mostraron la Real Politik, la verdadera cara ética de gran parte del mercado electoral dominicano que tampoco es tan inocente como muchos, -anclados en la guerra fría-, predican, y a la composición del actual Congreso Nacional, ganado voto a voto cada curul me remito.En fin, “si el pueblo quiere lucha, que luche Jack Veneno”.

Así andan las cosas en una fauna política tan beisbolera, que bien vale la pena concluir este bulevar recordando con Yogi Berra que el partido “no se acaba hasta que se termina”. No sé si me explico. Con su permiso.

 

 

El Ministerio de Medio Ambiente no existe

Cuando no son las arenas, son sus árboles.

El caso es que, a pasito lento, las Dunas de Baní son constantemente violadas, destruidas por unas bandas de delincuentes.

He preguntado en Palacio Nacional, y José Ramón Peralta me confirma que sí, que existe un ministerio de medio ambiente, lo que aumenta mi indignación pues cómo puede existir lo que no justifica su existencia, por lo menos en Baní.

Ve qué vaina.

No. En el país no hay ni medio ni ministerio entero de ambiente ninguno.

Alguien me comenta que existe en Baní autoridades y tampoco me lo creo.

Tendré que detenerme el sábado en la esquina de la barra de Kelvin para que mis compueblanos me lo reconfirmen.

Y pensándolo bien, qué carajo le pasa al gobierno con las pobrezas, el silencio de un colmadón bulloso, y hasta con las riquezas de Baní, las Dunas, por decir, la bahía de Palmar de Ocoa, Salinas, por sufrir.

¿Es un cuartel policial lo que hay a la entrada del pueblo?

El Estado Dominicano, incapaz de cumplir y hacer cumplir las leyes, incluso en las calles, ahora tampoco es capaz de proteger el templo de la naturaleza que un decreto designa como área protegida, un pedazo tan desprotegido.

Gustavo Montalvo me dice que sí que revise el organigrama del Estado, que el Ministerio de Medio Ambiente existe. Revisó, y sí, tiene razón. Ahí, en la Mac lo veo. Lo mismo me asegura Carlitos Pared Perez. Flavio Dario incluso me envía el location de la sede, pero no, mientras el Ministerio este no sea capaz de hacer algo tan elemental como proteger las Dunas de Baní y la bahía de Palmar de Ocoa, las Salinas y el azul, el ministerio de Medio Ambiente no existe.

 

 

¡País aplazado!

Habrá que revisar los anaqueles de la historia, sacar a pasear todas las mezquindades acumuladas, saludar a Lucifer si nos visita. Algo habrá que hacer, pero cuanto antes hay que determinar el jodido momento en el ser nacional perdió el camino, la cordura.

Quizás fue cosa de esa generación de hombres que el trujillismo frustró o asesinó.  O tal vez se debió a que nos mataron los mejores en aquellos doce años de heroico pero funesto recuerdo.

Funcionarios y especialistas se refieren al drama social que los feminicidios representan, -con sus casi mil huérfanos como gris resultado-, pero para servir a las mujeres de todo el país, su Ministerio apenas dispone de tres “casas de acogida” para mujeres maltratadas. La fiscalía de la provincia Santo Domingo recibe algo menos de millón y medio de pesos mensuales (…) En la fiscalía de Santiago hay un solo psicólogo para todo el municipio. (…)

Con tantas absurdidades repetidas, no es extraño el aumento de la violencia, la nostalgia autoritaria que recorre una sociedad atrapada en la anarquía, la impunidad, en la ineficiencia y la incitación a la delincuencia y lo mal hecho, ay, que ser honesto no debería salir tan caro y ser ladrón no debería valer la pena, parafraseando a mi dilecto Sor Joaquín Cardenal Sabina. No será país por mucho tiempo, o por lo menos no será un país en paz, aquel donde ser honrado sea sinónimo de ser pendejo, con club y todo.

Somos líderes negativos de América Latina en horas diarias de clases en las escuelas públicas, pero la Asociación Dominicana de Profesores es autorizada por el ministerio de la cosa a perder tres días de docencia “para elegir sus representantes”, como si los docentes no pudieran votar en domingo.

¿En qué momento nos convencimos los dominicanos de que, como si algún amor inmerecido fuera, a nosotros la civilización nos queda grande?

 ¿Cuándo tomamos la decisión de llamar a un Trujillo, aburridos de esperar en cualquier semáforo irrespetado y caótico?

La madrugada está más oscura porque va a amanecer, sí, pero ¡qué noche tan larga!

PD: Aunque pensándolo bien, más largo ha sido el tiempo transcurrido y lo que él refleja, pues este bulevar, de tan dolorosa y doliente actualidad, fue escrito el 10 de octubre de 2012. ¡Hace 7 años, un mes y 16 días! ¡País aplazado que somos!

Generalísimo Máximo Gómez Báez

El pasado lunes 18, la América toda conmemoró el natalicio del más internacionalista de los militares, desprendido y desinteresado héroe latinoamericano, el banilejo, generalísimo y cubano, Máximo Gómez Báez.

Considerado el más exitoso jefe militar de la historia, el nombre de Napoleón de las Guerrillas no le hace justicia, pues aún en los más desiguales enfrentamientos, nunca perdió una batalla. Sólo sucumbió ante el dolor el día en que le tocó enterrar a su hijo Panchito.

Sus tácticas y estratagemas son estudiadas en todas las academias militares del mundo.

De él dijo Martí, que era “grande en la guerra y digno en la paz”

Ese Martí que le hizo a Gómez, la única promesa que en el otoño de su vida alguien le cumpliría, cuando viajó a Montecristi a procurar sus esfuerzos para la liberación de Cuba y allí, le confesó: Mi general, “yo no tengo más remuneración para ofrecerle que el placer del sacrificio y la ingratitud probable de los hombres».

Y así fue.

Sólo que, ni resquemores malsanos ni miserias humanas, han podido evitar que hoy, se inconcebible contar la historia americana sin mencionar con reverencia militar y agradecimiento inmenso, el nombre del hijo de América y Baní, general invicto y generalísimo, Máximo Gómez Báez. ¡Algo parecido a eso debe ser la gloria!

Lunes 25, noviembre 2019. 

 

 

UN MINISTERIO MARRÓN (El ministerio de medio ambiente no existe)

Cuando no son las Dunas, sus arenas y sus árboles, es la bahía, su azul, es la mar, la vida.

Dunas de Baní y bahía de Palmar de Ocoa son destruidas, contaminadas, y esa cosa, -“que “para lo que alumbra apagada es que luce”-, se niega a hacer su trabajo, a cumplir la función para la que existe.

Claro, que hablo y estoy hablando de un supuesto ministerio de medio ambiente, cuya existencia, a partir de lo que en Baní ocurre, no puedo aceptar. No.

El Ministerio de Medio Ambiente no existe.

Ante la dureza de mi afirmación por la gravedad de la afrenta contra Baní, por confirmar he preguntado en Palacio Nacional y el ministro administrativo de la casa, José Ramón Peralta, me ha corregido asegurándome que sí, que existe un ministerio de medio ambiente, lo que dispara mi indignación, ¡Ve qué vaina!, pero y cómo puede existir lo que no justifica su existencia. “Pa’ qué sirve el buey si no ara”.

Sigo preguntando en Palacio, y una afectísima, pero, lamentablemente, fanática de las Águilas Cibaeñas, asistente presidencial, por consolarme, me informa que, no sólo existe el ministerio ese, sino que, además, en la provincia Peravia hay autoridades oficiales. Tampoco me lo creo. (Ahora sí me perdí. Mañana sábado tendré que detenerme en la esquina de la barra de Kelvin para que, entre sandwich y jugo de zapote con K, mis compueblanos aclaren mi confusión).

Pido perdón por el cinismo, me excuso por el pique, pero cual Roberto Carlos, “Hablando en serio”, uno pregunta, ¿qué carajo le pasa al Estado y sus poderes, al gobierno y sus señores con las Dunas de Baní, con la bahía de Palmar de Ocoa, con Salinas y el amor?

(Lo más cercano a un ministerio de medio ambiente que existe en Baní es la emisora Radio Ambiente, de mi dilecto Pedro Carlos Guerrro).

Ya sigo. Veo que esto se extiende. Ahora es el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, quien me llama para aconsejarme revisar bien, convencido de que sí, que el Ministerio de Medio Ambiente sí existe.

Por respeto a sus calidades y a su credibilidad, vuelvo a revisar y algo encuentro, parece que tiene razón. Insisto. El asistente especial del presidente, Carlitos Pared Pérez, detallista y siempre atento a mis querellas banilejas, me lo reconfirma por E-mail con archivo en Power Point adjunto y todo. El consultor jurídico, Flavio Darío Espinal, presionado por Víctor Víctor y doña Zobe, ha ido más lejos y hasa me ha enviado el LOCATION del supuesto ministerio, (informa que está en la avenida Luperón), pero no me lo creo.

Mientras ese elefante blanco, cosa o vaina no sea capaz de hacer algo tan elemental como proteger las Dunas de Baní, la bahía de Palmar de Ocoa (y los azules tristes de Salinas, ay), sencillamente no existe. No, mis señores. El ministerio de medio ambiente NO existe. (“Cuando perdió su anillo, el agua de la ensenada se volvió negra” VMSJS.

 

 

Obnubilados

“Cuál es el precio, callado y necio que hay que pagar para vencer”. E. Blázquez

Porque aprendió de sus derrotas, el PRM and friends entendieron la necesidad de unificarse para ganar y evitar que el PLD consolide su poder casi total sobre los poderes del Estado.

Aconsejado por Voltaire y una élite de intelectuales del derecho, el periodismo y las ciencias sociales, amigos de la diligente Embajada, el PRM aprendió de sus errores, mientras el PLD (para ser precisos digamos los PLD) han sido incapaces de aprender de sus victorias, y así les va.

Culpas son de la arrogancia que cinco triunfos electorales generan en cualquier alma humana. (Por eso, para uno fue siempre tan difícil argumentar contra el éxito).

Es esa incapacidad por tanto ganar siempre, la que le ha impedido al PLD (vuelvo y digo, los PLD) analizar el momento político que vive América, incluidas las señales imperiales que incluyen llamadas a lo Pompeo o las “bembitas” de niño malcriado por la donación china de unas cámaras al sistema de seguridad 9-1-1. Y así, y a pesar de cien bulevares de advertencia, negada su aristocracia machista-leninista a mirar hacia la mar o a ceder para ganar, se dividió el PLD. Ahora son dos los PLD, aunque a una mitad le llamen como a aquel exitoso locutor de Radio Universal en los felices 80, , “La Fuerza”, Héctor José Torres, con mis saludos al maestro Carlos José Rosario.

Danilo Medina intentó seguir, Leonel intentó volver, y por eso, posiblemente ambos se irán a la oposición en la que ya está Fernández, mientras Medina, si conserva el Ejecutivo, posiblemente pierda el control del Congreso, algo en lo que está muy empecinado el imperio “del áspero norte” y sus amigos internos ya citados. (Uno espera que por lo menos todos le compren el libro en que les cuento todo esto: “El precio de vencer”).

Todo esto ocurre, en un momento en el que anda ese imperio “en chándal y a lo loco”, en grave ataque de celos, porque el otro imperio ya anda regalando al gobierno dominicano cámaras con reconocimiento facial, sin importarle que aquí la estrategia de dar (donar para poder joder, roer, “ruyir”, imponer) haya sido una práctica exclusiva de los místeres, desde que el senador Carlitos Sumner enfrentó al presidente Grant y evitó que malos dominicanos le vendieran la bahía de Samaná, que incluye Las Terrenas, donde -ya se sabe- duerme Dios con la María Magdalena, en unos amaneceres o en un morir de tardes, que desde la mismísima santa creación hasta abril, incitaban a la meditación horizontal y a la divina guerra de los cuerpos, ay, que a veces recordar no es vivir sino morir,  (“frente al mar, nada era tan inútil como su vestido blanco”)

Perdón por la nostalgia, pero ya regreso al tema y concluyo: El PRM aprendió de sus derrotas, mientras el PLD ha sido incapaz de aprender de sus victorias y ya ven los resultados, hasta ahora son dos y después de mayo podrían ser tres. Con su permiso.