De cántaros, diablos y Odebrecht

Posted by

“COMO PA’ IR DE BODA”.- Entonces, ocurrió. De tanto ir el cántaro a la fuente, llegó el carioca día en que la vasija se rompió. O mejor, digamos que tanto sobó el mismísimo diablo a su hijo, hasta que le sacó un ojo. Durante medio siglo de intentos democráticos, el pueblo dominicano ha visto envilecerse y hacerse cada día más vulgar y desvergonzada la práctica corrupta de la política en complicidad con el empresariado. Tal que llegó el momento en que, roto el cántaro, tuerto ya el hijo del señor don Diablo, se reunió el hambre con las ganas de comer. El expediente Odebrecht vino de fuera, “arregladito como para ir de boda”, que canta el Serrat, y en amores full se encontró romántico con las ansias de justicia de una parte de la ciudadanía dominicana, verde de indignación en redes sociales, calles y campos, no tanto por los fondos incontables, como por las formas indecentes, fantoches, chulitas, y aquí estamos.

LAS PALOMAS DE FRANCISCO DE ASÍS.- Iniciado el proceso judicial contra los presuntos sobornados/sobornadores, las dudas van cayendo sobre el sistema nacional de administración de justicia como en la plaza de San Marcos iban las palomas tras la mano piadosa de don Francisco santo, el de Asís. Todo nuestro sistema de justicia está pagando ahora el precio de su canto a lo Shakira, su ceguera conveniente, su sordera a los reclamos, su mudez innecesaria, su bien ganada falta de credibilidad. (Declaración jurada de bienes de los funcionarios, y qué hacer con ellas, por ejemplo). La ausencia de una justicia fáctica con credibilidad ha hecho surgir la otra nada fáctica, la (IN)justicia mediática con gadejo, que está al otro extremo de la primera. Una cual Sabina, no ve nada y niega todo “incluso la verdad”, y la otra denuncia todo, incluso lo que nunca ha ocurrido. Gracias a la ineficiencia de la justicia formal y la maledicencia de la (IN) Justicia mediática, en este país la simple detención ya es condena, la solicitud de medida de coerción es fusilamiento moral. Por eso el show del lunes. Algo es algo.

 “TRIUNFALMENTE MORIBUNDO”.- A esto nos ha llevado la partidocracia reinante y sus financiadores “solidarios” privados en medio siglo de intentos democráticos. Como generación, queríamos cambiar al mundo, pero llegó el momento de ganar elecciones a cualquier precio, y fue el mundo quien nos cambió a nosotros y para mal. Por eso, en 1978, en 1982 o en 2000, el PRD (ahora PRM) no revolucionó nada ni a nadie, sino que se alió al trujillismo-reformismo de siempre, creo  sus nuevos ricos o hizo más ricos a los que ya lo eran; justo y los mismo de ese PLD -hoy tan triunfalmente moribundo-, y que en 1996 debió acercar a los reformistas a las principios éticos y de justicia social de Bosch, pero prefirió acercase a las genialidades malignas, pragmáticas y terribles del delfín más ilustrado y cínico del Tirano, don Elito.

¡AY, QUÉ LAMBÓN…” Había que ganar elecciones. El mercado electoral quería lucha y el PLD interpretando a Balaguer hizo luchar a Jack Veneno. Tan, pero tan bien aprendieron y aprehendieron los perredeístas (perremeístas) y los peledeístas del libro de marrullas en gris de Joaquín Balaguer, y con tanto empeño aplicaron su forma de entender la política y de gobernar, que lo superaron con creces -aunque sin asesinatos políticos-, y de paso lo justificaron ante la historia, llegando al bochornoso exceso de proclamarle “Padre de la democracia”, mientras en el fondo del escenario, los muchachos de “El Mismo Golpe” coreaban en “Divertido”: “Ay, qué lambón, que lambonazo.’

“Y ENTONCES LLEGÓ FIDEL”.- Así andaban las cosas por el patio nacional cuando llegó Fidel, o más exactamente llegó Odebrecht. Hay unos expedientes con graves acusaciones, algunas muy bien documentadas, pero la partidocracia no se entera aún de lo que se le echado encima. Tiene poco margen de maniobra pero aún está a tiempo de reflexionar y comenzar a reinventarse, renovarse, a aprender de todo esto o en su defecto negociar desde ya con los Blandino que tienen buen plan de financiamiento sin sobornos. Es su decisión. De entrada, (o a la salida) ya saben los muy señores, que para la próxima selección de los jueces miembros de las  altas cortes debe replicar a las Miriam Germán y a los Francisco Ortega (jueces) y no a los amigos miembros del partido, o lo que es peor a los  íntimos de tal o cual dirigente. Precisamente, de estas y otras enseñanzas hablaremos en otro bulevar, si Miguel Antonio Cabral y Estrada lo permiten. Con su permiso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s