En la incertidumbre de si habrá o no modificación constitucional para habilitar al presidente Medina y hacer posible su segunda repostulación, uno corre el riesgo de perder un buen dinero comprando costosas botellas de vino para honrar apuestas con más de un amigo convencido de que “el hombre sí va”, mientras uno insiste en que no, que no va, que en nuestro país todos los que han sido presidentes han jugado a dejarse querer por los suyos, sean estos “agrónomos constitucionalistas” de Hipólito Mejía, “constitucionalistas ingenieros” de Leonel Fernández, o “empresarios  constitucionalistas” de Danilo Medina. Son tiempos y contextos diferentes, es cierto, pero el ruego es el mismo, es la misma “petición de mano”, y no la del merengue de Juan Luis Guerra, pues no se trata de “cortar un ramo de nubes para mojar tu querer”, sino de mantener el poder político en un país en donde todos los caminos (empresariales, profesionales, políticos) no conducen a Roma sino a las mieles del erario, de un Estado que ha sido la fuente originaria de casi todas las grandes y medianas fortunas,  salvo las de cinco ‘bigleaguers’, Pedro o David, por ejemplo, cuatro artistas a lo Juan Luis o Anthony Santos y poco más, muy poco más. Hagan memoria.

Ante las señales que van llegado, uno admite que crece su temor de ver afectadas sus  finanzas por el compromiso asumido. Veamos: el Banco Central acaba de liberar unos RD$29 mil millones para proyectos productivos. El gobierno colocó RD$126,000 millones en bonos en mercados internacionales, anuncia que están disponibles RD$60 millones para la nueva etapa de Ciudad Juan Bosch y que pagará $400 millones como “gratificación” a 12,000 trabajadores de las Plantas de Punta Catalina.  Si algo faltaba, el Ministerio de Trabajo informa que no apoyará la reclasificación laboral si ésta perjudica a los trabajadores y recomienda al sector privado elevar los salarios como piden los sindicatos. Como colofón, en su reciente Expo Hogar el Banco de Reservas otorgó financiamientos, o depura solicitudes para ello, por más de RD$13,000 millones. Como ven, en lo de la reelección, el sector danilista del PLD camina como una vaca, muge como una vaca y come como una vaca, mientras, ingenuo, uno se pregunta: ¿Será una vaca? ¡Ay, mis cuartos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s