El derecho de los niños y la izquierda de la ADP

A penas ayer se inició el año escolar, y ya la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) anuncia que paralizará la docencia este jueves por una razón que podríamos llamar de p… madre, y la p no es de padres: Como el 76.08% de los aspirantes reprobó el Concurso de Oposición Docente, la asociación exige que el Ministerio de Educación revise los resultados y haga menos “dura”, más “flexible” la prueba. No, ombe, no.

O sea, que la ADP está dispuesta a dejar huérfanos de la enseñanza a los niños dominicanos, ya no solo por defender los intereses de los docentes, sino también por defender los de quienes son apenas aspirantes a serlo y que, por sus notas en la prueba, digamos que son muy malos aspirantes.

Pocas veces brilló con mayor justicia el Tribunal Constitucional como el día en que emitió el fallo que establece que, en el específico caso de la sentencia del juez Máximo Matos, de Barahona, el derecho de un niño a recibir educación de parte del Estado está por encima del derecho a huelga de los maestros.

El Tribunal aclaró que su fallo no debe ser considerado como un precedente de aplicación general, pero dijo estar dispuesto a estudiar los casos que puedan llegarle, por lo que sabe ya el Ministerio de la cosa qué debe hacer en compañía de los padres cada vez que la ADP atente contra el inalienable derecho de un niño a recibir clases, desayuno, merienda, un almuerzo, y que pueda su madre asistir a un trabajo y recogerlo a las cuatro.

 El gobierno debe hacer lo que tenga que hacer para proteger a los niños y sus madres de un sindicato que, para colmo, ha visto cómo, a partir de la asignación del 4% del PIB a la educación no universitaria (2013), todo ha mejorado en la educación pública, (número de aulas, liceos, escuelas, equipos, uniformes, mochilas, transporte, libros, tablets, salarios, incentivos, pagos de viejas deudas, número de pensiones,) todo, menos la capacidad de nuestros docentes para enseñar.

Si del cuello de la amada “pende un cristo”, -que escribiera Fabio Fiallo en su Gólgota rosa-, de la capacidad de los docentes para enseñar pende la calidad de todo sistema educativo, incluido el nuestro. Sabiendo esto, como lo sabe, el gobierno debe actuar en consecuencia, que para eso es Gobierno. Estamos esperando.

 

 

Decálogo urgente para de-morados

Por si acaso y porque “no vaya a ser vaina”, porque hoy parece más urgentemente necesario que nunca, porque lamentablemente los problemas internos del PLD, por el hecho de dirigir en Estado, son ya problemas de toda la sociedad dominicana. Por el inminente fracaso de la negociación que busca cambiar HABILITACION PRESIDENCIAL por PRESIDENCIA DE LOS DIPUTADOS, y ante la posible reacción del sector afectado (SLF) ante lo que supone el desconocimiento del Acuerdo 2015 firmado y refrendado por todo el PLD. En fin, por lo que ocurrirá hoy en la Cámara de Diputados y sus lógicas repercusiones, en banilejo acto de buena fe, aquí les dejo mi ya viejo decálogo para salvar amores impertinentes,  aplicado hoy a la política morada, sus miserias y querellas.

1.- Cree un ambiente de confianza que permita hablar honestamente con su pareja, preferiblemente en casa de un común y gran amigo rico.

2. No olviden los detalles. Enviar el reciente libro Stiglitz a Palacio. Girar una “visita sorpresa” a algún apartamento de Naco.

3. Tomen decisiones en familia, como en los buenos tiempos, 1996-2000, preferiblemente en noche de lunes que hay luna.

4. Por culpa del dinero no descuiden el amor (UNIDAD). No hay falta de fondos que Magín y Enrique Ramírez no puedan resolver de aquí a mayo.

5. Eviten las malas compañías, esas comadres “llevaytrae” y “veteydile” que sólo sirven para crear cizaña en la pareja.

6. Respeten cada uno el espacio del otro. Toleren que a la pareja se le antoje, por ejemplo, visitar pobres los domingos, (!a quién se le ocurre!), o lo que es peor, encerrarse por horas y horas, incluidas las horas de las noches de un sábado con Jet Set en fiesta, a leer y escribir en la biblioteca, (!no ombe, no!).

7. Todo sacrificio es válido para evitar el divorcio (la oposición). Roto el matrimonio, es muy difícil rehacer la vida sentimental (volver al gobierno), si no lo sabrá uno.

8. No se olviden de Dios (el pueblo) que ha elegido al esposo (Presidente) como cabeza de familia (Corintios 11:3), pero a la vez le ha ordenado tratar a su esposa con el mismo amor con el que trata su propio cuerpo (Efesios 5:25-29).

9.- Controlando sus egos, divídanse las tareas del hogar. Si uno administra el dinero -El Poder Ejecutivo-, que el otro dirija la elaboración de los alimentos -las leyes, el Congreso- y los detalles de la casa (el Poder Municipal).

10.- No permitan que un hijo descarriado en malos pasos (funcionario corrupto) dañe su relación por la permisividad y la ausencia de régimen de consecuencias tan fundamental en la crianza (el gobernar) de los hijos.

Finalmente, con Neruda les recomiendo luchar “porque no los separe la vida” para que, juntos, (sólo juntos) puedan “mandar al diablo a la muerte”, o sea, deesterrar la posibilidad cierta de una derrota en 2020. ¡Que por falta de consejos no quede!

CRONICANTOS

PORQUE GANAR YA NO ES IMPORTANTE… “ES LO UNICO QUE IMPORTA”. El prominente abogadoconstitucionalista y amigo, Cristóbal Rodríguez, proponer la firma de un gran Pacto Político y Social por la Estabilidad de la Constitución que, entre otras cosas, buscaría solución a nuestras periódicas crisis institucionales por el intento de cada cuatro años modificar la Constitución con el único objetivo de hacer posible la repostulación del presidente de turno. Es una buena propuesta con un solo gran problema: En RD hemos llegado al lamentable momento en el que logramos grandes consensos (Estrategia Nacional de Desarrollo, por ejemplo), pero  a la hora de la verdad, los gobiernos no son capaces de hacerlos cumplir porque siempre hay unas elecciones que ganar, y el ganarlas todo lo posterga y justifica, incluso la arrabalización institucional de un Estado que peligrosamente va perdiendo la capacidad de aplicar las leyes, y al arrabal maldito de nuestras calles me remito. ¡Ya amanecerá algún día!

 

 

CRONICANTOS

EL OTRO GRAN DON JUAN.– Y Mientras Leonel Fernández se afana en su renovación 2019/2020, y los delfines de presidente Danilo llegan a algún acuerdo en sus recelos por la gabela que les tomó Gonzalo Castillo,  más apoyado que un hijo único, que sacó “chivo” en los éxamenes pero, como el profesor no  lo vio hay que ponerle la buena nota, ahora todas las miradas conducen hasta Margarita Cedeño y Lizardo que, por su altísima popularidad, podría ser y hacer la diferencia en unas primarias que, por ser abiertas, incluyen al resto de la sociedad, más allá de los demorados templos machista-leninistas, y de todos los pactos morados sean de Varsovia en El Cantábrico, o del Atlántico Norte (OTAN) en la dacha de Bella Vista. No sé si me explico.

CRONICANTO

Sin senos no hay paraíso. Sin unidad en el PLD, y sin un gran frente electoral en el PRM, es imposible la victoria. Sería cosa del mal menor. Ahora queda por ver si al PLD llegará “sangre nueva” o si, cual Juan Marichal en sus años de gloria deportiva, Leonel Fernández logrará relevarse a sí mismo o inventarse de nuevo como hacía el gran Juanito en aquellos inolvidable partidos larguísimos y difíciles. Uno admite que el Profesor ha escuchado al fin los viejos consejos de ya viejos amigos, y en las fotos de sus actos uno ve con más frecuencia a Omar, su hijo, y sus jóvenes amigos, y mucho menos a sus tristemente célebres maquinitas de restar votos.

 

 

 

Los dos líderes y la mar

El pasado sábado, en la reunión del Comité Central del PLD, Danilo Medina vino a confirmar lo que en 2011 ya había confirmado Leonel Fernández: que son ellos dos los líderes de la organización, los que, a la hora de los hornos, han logrado salvarse de la tentación de confundir sus deseos con la realidad para obedecer los mandatos -a veces crueles- de la Real Politik. El Frente Patriótico, por ejemplo.

Como ocurre ahora en 2019 con Medina, en el año 2011 el entonces presidente Fernández disponía de todo lo necesario para aplastar -mas o menos democráticamente- a su adversario, que en ese momento no superaba la tercera parte de las intenciones de voto dentro o fuera del PLD y sus organismos.

¿Por qué en la reunión del pasado sábado, Medina decidió no aplastar (más o menos democráticamente) a su adversario? Porque, como Fernández en 2011, él también jefe del Estado sabe muy bien que sin el apoyo del sector Leonel es muy difícil -rozando lo imposible- vencer a una oposición que de a poco ha ido aprendiendo las lecciones que cada derrota le ha enseñado. La primera de ellas la resume una frase lapidaria: “Sin tetas no hay paraíso” pues, como dicen los gringos del sur, “una novia sin tetas más que una novia es un vecino”. Ya me explico: Sin unidad morada (PLD), por un lado, ni frente amplio y unido en azul (PRM), por el otro, no habrá victoria para ninguno. (Todo esto es un Deja Vú 2011 con los mismos actores, pero con los personajes cambiados).

Ahora queda por ver si en octubre llegará “sangre nueva” al PLD o si, cual Juan Marichal en su gloria deportiva, Leonel Fernández logrará relevarse a sí mismo, e inventarse de nuevo en esta entrada 16 de su carrera política, de aquel inolvidable partido de don Juan. Por lo menos, admitamos aquí que el profesor parece haber escuchado los viejos consejos de ya viejos amigos, y ahora en las fotos uno ve con más frecuencia a Omar and friends, y mucho menos a esas terribles maquinitas de restar votos, más impopulares que un nazi en Israel.

Mientras todo esto transcurre, y los delfines de Medina llegan a algún tipo de acuerdo en sus recelos por la gabela que les tomó Gonzalo Castillo, a quien ahora llaman “el tapado”, a pesar de que trabaja en mangas de camisa ¿?; y Domínguez Brito, respetuoso pero frontal, a través de publica misiva desafía al profesor Fernández a debatir sus propuestas “donde quiera que esté, si es que está o está llegando”, mientras todo esto ocurre, todas las miradas de la fauna política nacional conducen hasta Margarita Cedeño que, por ser desde hace mil años la tercera peledeísta con mayor simpatía e intención de voto, su apoyo a tal o cual aspirante podría ser decisivo en unas primarias que por abiertas incluyen al resto de la sociedad, más allá de los templos machista-leninistas demorados, y alejada la doctora de todos los pactos sean estos de Varsovia en El Cantábrico, o del Atlántico Norte (OTAN) en Bella Vista. No sé si me explico. Con su permiso.

 

 

 

La niña y el partido

“.. y aunque me ofrezcas consuelo, yo no lo puedo aceptar. Puedo enseñarte a volar, pero no seguirte el vuelo”. Milonga para una niña. A; Zitarrosa. 

Uno podría escribir hoy sobre el infierno peledeísta donde quienes tienen las simpatías y las intenciones de votos no pueden ser candidatos, -por la Constitución de todos o por la ambición de uno-, y los que pueden y quieren serlo, no son lo suficientemente queridos por la dama electoral tan “desinquieta” y tan sin dueño. Claro que uno podría hablar aquí del PLD, de la barbería de Villa Vásquez o los huracanes en camino. Pero no.

Como se sabe, cuando los ricos tienen problemas de familia, empresa o finanzas, para disimular dan una fiesta. En cambio, los ciudadanos comunes, cuando nos sentimos apabullados de muertes, humanas miserías y mesquindades,  penas y olvido, ay, salimos raudos tras la sonrisa de una niña; creánemol no hay dolor en este mundo que no cure la sonrisa de una niña.

Una vez conocí a una niña que lloraba desconsolada en los brazos de su tío: porque él “no me quiere llevar a la lunita, Pa”, la luna que, como una inmensa bola de queso blanco, iluminaba la noche banileja.

La niña quería que su tío la llevara a “la lunita”, como antes la había llevado al patio de la casa a recoger cerezas. “A la lunita, tío Alexis, a la lunita”, exclamaba, pero el tío no podía llevarla a la lunita, porque ya era adulto y para él ya las cosas para ser posibles tenían que ser probables, y su utopía a lo más lejos que podía llevarla era al FEFLAS, en el viejo liceo que antes fue el hospital del pueblo.

Cuando le llegue a usted un aluvión de sinsabores, y se le retranque el provenir, y en el balcón de sus nostalgias se ponga en gris una noche sin luna con un desaliento al lado… “y estén llegando las ausencias y estén pesando los olvidos”; ante tan mal tiempo, el mejor remedio no es “poner buena cara” sino buscar desesperadamente la sonrisa de una niña, ay, capaz de curar todas las penas ya dije, menos las de los partidos políticos suicidas, donde a los que pueden ser no los dejan, y a los que ser quieren, no hay forma de que la dama electoral les brinde sus favores.

PD: Todo esto es complicado. Las señoras no existen para ser comprendidas sino amadas, entonces, felices, ellas te entenderán a ti.