Los insultos y la gramática

FALTAS DE ORTOGRAFÍA.- Es la parte oscura y nada gratificante de este maravilloso oficio. Me refiero a que, de cuando en vez, tiene uno que soportar insultos, digitales gritos de difamación de parte de señores que a falta de argumentos recurren a la ofensa. Pero valga la verdad, lo cierto es que los insultos uno los tolera más o menos bien, y mucho mejor los toleraría si no existieran las Paola, los viejos, la familia. Con el tiempo, uno se acostumbra al asunto y hasta hace bromas con los colegas cuando nos reunimos para escuchar algún sector de la política o la economía y cada cual cuenta su historia. Aunque debo confesar aquí -para frustración de mis insultadores- que en realidad mi problema no son los insultos a mi persona sino las ofensas a la gramática, las faltas de ortografía.

UN REGALO PARA DEVOLVER.- Uno ha repetido hasta la saciedad, que el insulto es el arma preferida de quienes carecen de argumentos, se quedaron sin ideas, o, lo que es mas grave, nunca las han tenido, generalmente porque sus resquemores o su pereza no se lo han permitido. Esos grises “DERROTADOS DEL TRIUNFO AJENO” (ser amado es el mayor de los triunfos) agreden a quienes ellos consideran responsables de sus fracasos. Por suerte, hace ahora mil años uno aprendió que los insultos no se responden, se devuelven como un regalo, y si no fuera esto posible, se aniquilan con el arma implacable del olvido; oiga usted, que uno ha leído a Krishnamurti y a Tagore para algo más que acompañar con buen vino la presencia mágica de una musa envuelta en la magia de sus ojos “VERDETRISTEMAR” y su larga falda blanca.

LOS TERMOCEFÁLICOS Y LA DERECHONA. – Es interesante descubrir que, en esto del insultar, los personajes de la termocefalia izquierdosa coinciden con los de la derechona arrogante, como coincide el chantajista de oposición -(piensa que uno solo trabaja para despotricar contra el gobierno)- con el gobiernista prepotente que con el paso de los años y los gobiernos de su partido se acostumbró a que siempre le den la razón. A ambos, termocefálicos liberales o conservadores arrogantes, los sobrellevo bastante bien, pero eso sí, -y en eso soy firmemente irreductible, – no acepto en ninguna circunstancia que un ASPIRANTE A HOMO SAPIENS, ÁGRAFO Y MONOSILÁBICO, me insulte con faltas de ortografía. Eso nunca. Por ejemplo, si usted considera incorrecto de mi parte mencionar al Instituto doctor Peña Gómez junto a la Fundación Global y Desarrollo, no me pida “no faltarle el RESPECTO a Peña Gomes”, pues eso es imposible sin que antes vuelva usted a clases de primaria, para que le enseñen la diferencia entre respeto y respecto, y para evitar que siga usted insultado y faltándole el respeto, (sin C), a José Francisco, al escribir Gomes, por Gómez.

EL MAYOR DE LOS TRIUNFOS.– Quizás por mi vocación para el diálogo y los consensos y mi sentido del respeto, como consecuencia de ser hijo y nieto de maestros, soy de los periodistas menos insultados del país, pero me insultan. Yo colecciono insultos como libros. “Mentadas de madre” entre vinos. Pero eso sí: si Ud. me va a llamar BANDIDO no lo haga con V (vandido) que me enferma, y uno tiene ya “cierta edad”, es asmático y coleccionista de hernias discales, podría morir y, entonces, no tendría usted, -pobre diablo- en quién desahogar sus miserias y frustraciones, sus pesarosas derrotas por los ajenos triunfos que a veces da el trabajo, y siempre da el amor, ay. Lo que duele no es su insulto (poca cosa),  sino tener que soportar su innato talento para pensar con faltas de ortografía. La ignorancia es un derecho constitucional, pero nadie debería ejercerlo con tanta contundencia como Usted.

 FINALMENTE. – Reciba usted, un abrazo que le abrase, de parte del hijo del Profe McKinney y la profesora Yolanda. Con su permiso.

 

Baní como regla y no excepción

“Uno siempre ama los lugares donde fue feliz”. J. Umbrales.

LA VIRGEN DE REGLA.- Como el nombre de la virgen patrona que le bendice, todo lo ocurrido en Baní es Regla y no excepción pues es justo y lo que viene pasando en la inmensa mayoría de los 158 municipios del país donde el narcotráfico manda, impone, decide, dispone y organiza la vida social, electoral y hasta política de los barrios y a veces de los pueblos. Baní no es excepción sino regla, ya dije. Bueno sería sumar las veces que el Senador Wilton Guerrero Dumé ha hecho la misma denuncia, en el Congreso, en la radio, la televisión o en este mismísimo diario, pero no hay manera de que se enfrente el problema que, de tan terrible, amenaza con hacer estallar la paz social de todo el país, el mismísimo día en que falle la economía o el sector público y privado lleguen al límite de su capacidad de endeudamiento, y no pueda el gobierno mantener sus programas sociales, la Jornada escolar de tanta extendida, las estancias infantiles, los programas solidarios del Gabinete Social, los servicios del Centro de Atención Integral para la Discapacidad, el CAID, o los del SENASA. Ese día, como ha ocurrido en tantos países, -Brasil, por ejemplo-, los dominicanos en masa descubriremos  el helado en palito y sabremos entonces si es verdad o no que el gas pela.

“MOJARSE ALGO MÁS QUE LA ESPALDA”. – Baní es un S.O.S., un llamado a la atención al superior gobierno, pero también a cada uno de nosotros ¿ciudadanos? que seguimos “consternados y rabiosos”, teorizando y opinando, mientras el país se diluye como una vela blanca, y todo ocurre con rapidez inusitada, porque como siempre digo, en estos tiempos el futuro fue ayer. El drama que se ha vivido en la ciudad del mango y los dulces, del trabajo y la autogestión, más el viral vídeo donde el señor Jesús Peña admite con absoluta impunidad, (seguro de sus poderes) que Baní es “un mercado libre” de venta de drogas, y defiende la calidad y la importancia del “punto”  de su hermano Buche, todo esto es la punta del Iceberg, el destape ético de un país que, a pesar de sus éxitos macroeconómicos, social y familiarmente ha tocado el fondo y sólo espera la flama de lo económico para arder. Baní no es la excepción sino la regla, como su virgen patrona. Así se vive hace años en nuestros barrios.

SUPERANDO A SHARON STONE.- Este destape ético del narcotráfico banilejo, supera con creces al erótico destape del cruce de piernas de la Sharon Stone, en aquella película inolvidable; al de los senos de la B.B. en “La Cámara la vió así”, editorial de la página 8 de Última Hora, o la bendita toalla que, en las películas semiporno de los martes de mi infancia en el Teatro Enriqueta, siempre se le caía a Isabel Sarli desnuda, ay,(“entonces, nada fue tan inútil como tu vestido blanco”). Perdón por la nostalgia. Y no es poesía, es tristeza de ver cómo la realidad nos orina encima y los ciudadanos y el gobierno estamos convencidos de que apenas llueve.

SOLO ERA ASUNTO DE TIEMPO.-Tantas décadas, casi siglos de corrupción e impunidad público-privada de parte de nuestras élites políticas y económicas tenían que provocar lo que han provocado: la democratización general de una vieja delincuencia mil veces advertida, que hasta hace pocos años era práctica casi exclusiva de esas élites, y que ahora ha llegado a todos los niveles sociales, oiga usted, que se han roto las barajas de hacer lo mal hecho, de coger lo ajeno, en fín, los sahumerios del poder. ¡JODER, AHORA SÍ QUE SOMOS POBRES!

Un club cerrado por derribo

“Cuando Dios creó el Mundo vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora?”  G.B. Shaw

El club de los pendejos 999941Sisifo

EL CLUB DE LOS PENDEJOS.- La amplia clase media nacional –fuente originaria del Club de los Pendejos-, tendrá que sentarse a meditar seriamente sobre cuáles acciones tomar si es que quiere sobrevivir a la política de “acoso y derribo” a la que los gobiernos le van sometiendo de año en año, de impuesto en impuesto, de contravención en contravención, de gadejo en gadejo. De entrada, propongo al gobierno y a los miembros del Club escuchar con atención a Sor Joaquín Cardenal Sabina quien, en su canción “Nos sobran los motivos”, aconseja a un amor impertinente lo que debería advertir el Club al gobierno: “No abuses de mi inspiración, no acuses a mi corazón tan maltrecho y ajado que está cerrado por derribo”. Eso: cerrado por derribo. Si lo mucho hasta Dios lo ve, cómo no iba a verlo –acompañado de María Magdalena- el dios de los cristianos. ¿Cómo explicar la aplicación selectiva y exclusiva de las leyes a un solo sector de la sociedad?

COMO UNA AREPA BANILEJA.- Aunque parece complicado, el asunto es sencillo (“como dormirme en tus ojos o despertar con tu sol”). La clase media dominicana es una arepa banileja que recibe “candela por arriba y por abajo” de parte de los gobiernos, mientras para otros sectores –por ser muy ricos o por ser muy pobres- siempre hay un “bajadero”, un diálogo pendiente, un consenso por buscar, una “jurídica lubricación” para evitar la aplicación de las leyes y, si esa aplicación llegara  a ser inevitable, (caso de la ARS frente a SENASA en el Tribunal Constitucional o  el Colegio Médico frente a DGII, por decir) entonces aparecerán las excepciones y las exenciones, las facilidades, los “negocios redondos”, las asignaciones cariñosas, los préstamos blandos y otros versos del agradecimiento financiero o el temor electoral. Casos ha habido de grandes empresas/ corporaciones/ grupos/ comercios atrapados infraganti delito en acciones de contrabando, evasión y/o elusión, y todo ha sido resuelto con un “diálogo nostálgico de financiamiento electoral”, en el que se le recuerda al partido gobernante los aportes económicos en la campaña. (¡No te jode!). En el otro extremo del mismo problema están las grandes mayorías electorales a las cuales los gobiernos cuidan con esmero de madre banileja, al punto de correr el riesgo de profesionalizar la pobreza, que es el gran peligro de la ayuda atemporal y sin responsabilidad, pero ese es otro tema y uno debe repartir bien los frentes.

PADRES DE FAMILIA VS. HIJOS DE LA GRAN P.- Como ven, para los muy pobres (por ser muchos) o los muy ricos (por ser poderosos), nuestros gobiernos siempre tienen una compensación; pero cuando de la amplia clase media se trata, sólo hay un camino: cumplir la ley que, además, le será aplicada con el rigor de un portero de puticlub, y una eficiencia alemana. Cuántas veces no hemos visto a un Amet/Digeset aplicando la ley a un señor de clase media en su jeepetica Kia Sportage o Toyota Rav 4, casi del año, mientras a su lado van pasando decenas de vehículos de transporte público que son la suma de todas las violaciones posibles a la Ley de Tránsito. A esos choferes de concho y “voladoras” no se les aplica la ley porque “son padres de familia”,de lo que es fácil deducir que los demás somos “hijos de la gran p…. parada”.

 “PENDEJOS DEL MUNDO, UNÍOS”.- Algo tendrá que hacer este inmenso club de “pagaimpuestos”y “sufreleyes”para convertirse en un peligro electoral, vandálico, terrorista, “ateo y disociador”, al que los gobiernos teman como le temen -y por eso las raciones de boa de todo tipo- a las cúpulas empresariales y sus imposibles princesas del capital, ¡ay!, a los empresarios del transporte, o a esa izquierda sin brújula, ideas ni prigilio, dedicada ahora a obrarse en los edificios públicos y hasta en la Bandera Nacional. Parafraseemos a don Carlos Marx: “¡Pendejos del mundo… uníos!” Con su permiso.

 

 

El infierno venerado

LA PARCA.- Y todo es sin color. La vida en blanco y negro, porque otra vez está aquí la muerte, y de su mano entramos al tenebroso tema del narcotráfico y sus poderes barriales y citadinos que regresan a la agenda informativa, a los telediarios y a los matutinos. Truenan los medios. En Baní, Barrio Santa Cruz, sector Norte, -muy cerca de la escuela Máximo Gómez de mi alfabetización y mis primeras andanzas de muchacho, cerca de lo que alguna vez fue La Gallera, a tres cuadras de la Compraventa de César Pimentel-, ocurrió la tragedia: Un grupo de narcotraficantes asesinó al coronel Daniel Ramos Álvarez, comandante de la Policía Preventiva en la provincia. Una vez más, el senador Guerrero Dumé puso a parir a la DNCD. Las redes con sus videos y sus alarmas desnudaron el drama, ay, que una imagen vale más que mil mentiras. Y pasaron las horas, crecieron los lamentos, y al terminar el día, las grandes preguntas seguían sin respuestas. Mientras todo esto ocurría en Baní, en el resto del país el liderazgo social y económico que el narcotráfico ejerce en nuestros barrios “carenciados” (pobres) no para de crecer, y es cada vez más importante, determinante… y visible.

SIN FONDO.- La anomía social y la anarquía que padecemos, y que hasta en un semáforo podemos confirmar, va en aumento. En lo de la “arrabalización institucional”, no es que “estamos tocando el fondo”, (palabras de Celaya), es que fondo ya no hay, no tenemos. Entonces, por qué no decirlo de una vez: Un país donde la economía, el bienestar inmediato, la solidaridad cotidiana de los barrios y su gente gira en torno a prácticas criminales como las del narco y el sicariato; un país así no es que no tenga futuro, es que está perdido en su presente, aunque crezca como China, que siempre digo. En nuestros barrios, la prostitución también es importante, mientras que los dueños de bancas de apuesta son los otros prohombres comunitarios de mano amiga. Solidarios como un cristo bueno. ¡Vea Usted qué vaina! Los juegos de azar en su reinado, justo después del colmadón y sus fiaos, ya sin la ñapa de mis años juveniles.

LA OTRA ARISTOCRACIA.- No es la de los viejecitos en su parque, esa a la que canta Serrat, ni la de las ONGs/ Fundaciones que construyen el país y a las que recientemente premió y reconoció la agradecida familia Corripio, no. Es la otra, la aristocracia de narcos y jodedorcitos, tan venerada que, en el barrio Santa Cruz donde ocurrieron los hechos, al presentarse al lugar los agentes policiales para iniciar las investigaciones, estos fueron recibidos a pedradas por los vecinos que defendían así su solidaria aristocracia del boroneo de pesos, droga, sangre. (Nada tan solidario como un narco cuando necesita marcar su territorio).

CUANDO LA IMPUNIDAD ES UNA FIESTA.- Entonces, ahí está, como tantas otras veces, la tragedia. Poco importan los detalles, inocencias o culpabilidades de este hecho en particular. Lo que importa es saber como se sabe, que el país nacional se desparrama institucionalmente, que la delincuencia de cuello blanco de grupos insaciables o esta otra de cuello rojo de sangre y sangre están destruyendo al país y sus familias, y cada vez son más los que van cediendo a la presión y al espanto de confirmar desde la dolorosa certidumbre de los hechos, que viven en una sociedad en donde, como nunca, el único pecado sin perdón es la pobreza. ¡Donde la impunidad es una fiesta, la sociedad será el infierno!

 

Una pregunta con gadejo para un PLD líquido

“DONDE LAS DAN LAS TOMAN”.- Cuando en la mañana del 16/08/2012, el sector Danilo Medina del PLD iba camino al poder, el otro sector de ese partido, el de Leonel Fernández, venía de vuelta. Esa es la razón por la que los seguidores del expresidente saben bien qué difícil es –en un país arrabalizado institucional, política y sobre todo éticamente– enfrentarse en unas primarias ABIERTAS al poder del Estado, ese que firma decretos, revisa exenciones y maneja el Presupuesto Nacional. En nuestra historia política ningún partido gobernante ha logrado perfeccionar primero el sistema clientelar y ahora también el asistencialista, como lo ha hecho el PLD, convertido hace rato en una maquinaria electoral implacable. Balaguer afinó las pautas de ese sistema, el PRD intentó mejorarlas, pero lo hizo tan mal que permitió el retorno de Doctor en 1986 quien, en la segunda vuelta del torneo electoral de 1996, llevó al partido morado al Palacio Nacional.

UN MORADO PARTIDO LÍQUIDO.- Ya gobierno, el PLD tenía la encomienda histórica y el compromiso moral (siempre tan lejos de la política) de atraer hacia el pensamiento liberal de Bosch al conservadurismo balaguerista y a toda la derechona nacional, pero ocurrió justo lo contrario. Y al finalizar su primer gobierno en 2000, ya el PLD iba camino a convertirse en la organización política que es hoy: Todo un partido “líquido”, en plan Zigmunt Bauman (toma la forma del continente), que no es de derechas ni es de izquierdas, liberal ni conservador, digital ni análogo sino todo lo contrario… y también viceversa. Hablo de un partido a quien el ejercicio del poder gubernamental le enseñó que, frente a un mercado electoral con las características del nuestro, marcado por el autoritarismo y la escasez de conciencia ciudadana, no es con el ético libro de Bosch sino con el manual cínico del Dr. Balaguer como se ganan elecciones… y la historia ¡qué vaina! le ha dado la razón. Por eso, cada vez que uno se queja ante sus morados amigos por esa pragmática liquidez, por ese “cambio de acera de sus caderas” ético políticas, ellos le responden con el frío argumento de sus cinco victorias/razones del 2004 al 2016. ¡Es tan difícil argumentar contra el éxito”! ¡Joder!

CAÍN Y ABEL EN MORADO.- Tanto ha ganado y vuelto a ganar elecciones el PLD and friends que, en su guerrita interna de palitos chinos y termocefálicos a dos bandas, ha comenzado a confundir sus intereses con los del pueblo dominicano, y eso Santiago lo pudo confirmar recientemente, mientras Caín, apuñalado Abel, sonreía burlón y satisfecho en la entrada de Cienfuegos. Todo ese aloque full les viene a los morados de ese sentirse la última Coca Cola del desierto, ¡y fría!, pues saben que a la fecha duplican las intenciones de voto de una oposición donde el partido de gobierno tiene instalados unos caballos de Troya más grandes que el de la Odisea de don Homero. El asunto les aloca más aún, porque los señores saben que, a mediano plazo, en el panorama internacional no hay ninguna señal que presagie un aumento de los precios del petróleo por encima de lo presupuestado por el gobierno para este año, o la ralentización de la economía estadounidense, que son los dos temas internacionales fundamentales para la buena marcha de la economía dominicana. No olvidemos que como marcha la economía de un país, así marcha la popularidad de su partido de gobierno. Brasileños y venezolanos saben de eso.

LA PREGUNTA.- Es así como llegamos a la pregunta que inspiró todo este Bulevar: Ante tal escenario político económico sumamente favorable, ¿se decidirá el sector DM a aplastar al sector LF, confiado en que podría ganar las elecciones de febrero/mayo 2020 a pesar de una posible “huelga de brazos caídos” del sector aplastado, y ya sin los tres legendarios frentes electorales que le han dado la victoria al PLD en las últimas dos elecciones? O, mejor, ¿Recordarán Medina y Fernández que nada invita tanto a un partido a la derrota electoral como la división, la guerra fratricida entre sus líderes? Desde el Fierro, don Martín, se sabe, que la unidad es la ley primera: “TENGAN UNION VERDADERA EN CUALQUIER TIEMPO QUE SEA, PORQUE SI ENTRE ELLOS SE PELEAN (COMO SE ESTÁN PELEANDO, PM) LOS DEVORAN LOS DE AFUERA”. De todo esto nos iremos enterando el 27 de febrero como a las once, y cualquier día de marzo, pero a las cinco de la tarde, que es la hora bendita que, en las plazas de toros, en los palacios del poder y en las playas de los amores impertinentes, ay, ocurren siempre las mayores glorias o las peores desgracias. Si no lo sabrá uno. He aquí la gran pregunta. ¿La respuesta? Como en el bolero, “SABRÁ DIOS”, -ni la DIAPE ni ASISA- solo Dios y el tiempo, al fin… “UNO NO SABE NUNCA NADA”. Y a las dos mitades, “LES DARA VERGÜENZA/ SI ESTE AMOR FRACASA/ NADA MAS POR SU EQUIVOCACION”. Con su permiso.

La aristocracia del barrio nacional

“Son la aristocracia del barrio. Lo mejor de cada casa… ”.  Joan Manuel Serrat

FUERA LAS NIMIEDADES. – Si me lo permiten y no es mucha molestia, me gustaría iniciar el año hablando de lo importante. Postergar para el martes, baladíes asuntos como nuestro endeudamiento externo, por ejemplo, o la inseguridad ciudadana; el desempleo o la migración desordenada. Hablo de guardar para otro momento y otros bulevares, temas secundarios como esos, y así poder escribir sobre lo nodal, lo esencial, lo fundamental e imprescindible. Hablemos de la aristocracia nacional, y hagámoslo, ahora que andamos casi todos pesimistas a ultranza en plan copa medio vacía, y envueltos en ese catastrofismo sin esperanzas del que hablaba el otro día, mi dilecta Rosario Espinal. Es el tiempo de presentarles a todos mis lectores, con el debido respeto y la distinción merecida, nuestra verdadera aristocracia, no la del Poble Sec de Serrat, sino otra mejor y nacional compuesta por hombres y mujeres -y sus instituciones- que, desde la inmensa fortuna de sus corazones grandes hacen, han hecho y van haciendo el país dominicano desde un bendito y anónimo silencio, ay, ¡el silencio del amor, la humildad de los grandes de corazón! Esos a los que hace ahora mil años cantaba el taita Yupanqui:  “DICEN QUE NO TIENEN CANTO LOS RÍOS QUE SON PROFUNDOS/, MAS YO APRENDÍ EN ESTE MUNDO QUE EL QUE TIENE MÁS HONDURA/ CANTA MEJOR POR SER HONDO Y HACE MIEL DE SU AMARGURA”.

LOS CORRIPIO AGRADECIDOS. – Tal que, la Fundación Corripio ha celebrado los 100 años de la llegada de la familia al país, y para que lo recoja la posteridad se ha escrito un libro repleto de emociones, y que han tenido la cortesía de enviarme: “UN SIGLO COMPARTIDO” (1917-2017). CIEN OBRAS TRASCENDENTES. UN SIGLO DE HISTORIA. El libro se resume en la frase con la que se inicia: “LA MEJOR MANERA DE CELEBRAR ALGO ES COMPARTIRLO CON LOS DEMÁS”. Y eso hizo la familia Corripio. Eligió a 100 instituciones/ personalidades, les donó un millón de pesos a cada una, y le rindió homenaje de gala en el Teatro Nacional, y sobre todo en este hermoso libro que recoge las historias de solidaridad humana de estas personalidades, marquesas y príncipes del bien hacer y sus instituciones. La aristocracia del barrio.  El odio es ruido, el amor trae la paz del silencio. Se  notan más las heces que apestan que la flor que perfuma. Pero por cado odio sentido nacen mil amores bien vividos, y no hablo aquí necesariamente del amor romántico de mar y luna, noches y adoquines, tus farolas, ay, sino el de la solidaridad para con los otros que, como ya sabe, son lo mejor de nosotros.

LA ELITE DE LA REALEZA NACIONAL. – Entre las instituciones a las que se rinde homenaje las hay muy conocidas, mil veces reconocidas y mucho más queridas como  la Asociación Dominicana de Rehabilitación, el Hogar Escuela Doña Chucha, el Patronato Nacional de Ciegos, el Club Deportivo Mauricio Báez o la Fundación Cruz Jiminián, pero también hay otras no tan conocidas y que, -gracias a este libro- podemos conocer mejor, como es el caso del los patronatos o asociaciones de voluntarios y voluntarias del Instituto de Oncología, Pro Maternidad Ntra. Señora de la Altagracia, Contra la diabetes, de la salud mental Padre Billini, del Hospital General Plaza de Salud, o el hermoso ejemplo del mejor cristianismo que es el Liceo San José Santo Domingo Este, creación bendita de uno de esos maravillosos “curas del carajo” que decía Freddy Beras Goico, y que son la expresión de la mejor iglesia cristiana, la que está más cerca de los pobres que de la Plaza San Pedro, el padre Juan Luis Rodríguez, de los Carmelitas Descalzos.

LO IMPORTANTE. – En fin, lo que uno ha pretendido con estas líneas ha sido sumarse al homenaje de los Corripio a nuestra verdadera y más auténtica aristocracia, a nuestra élite del buen amor y la entrega. Queríamos hablar de lo importante y lo hemos hecho, dejando para el martes los asuntos insignificantes, qué se yo, los precios de los combustibles, Punta Catalina y sus plantas, la cotización del dólar frente al peso, o la crisis peledeísta postergada hasta marzo por decisión presidencial. Ya habrá tiempo para esas nimiedades e insignificancias, por hoy, uno se ha ganado el jugoso estipendio que le paga este diario, hoy sí que hemos hablado de lo importante. Muchas gracias. Con su permiso.

 

Más Peña y menos Prozac

A, Víctor Alejandro Rojas Santana, Tony Mateo Sabbagh Domínguez,  José Antonio Fortuna Fiallo, Claudia Rosaura García F. , José Ernesto Amiama (alias, Jeremías) y Amelia Rodríguez H. (alias, Celi).

ODA A LA PEÑA. – Unos exhiben orgullosos unos bienes materiales que sirven para generar confort, facilitar la vida. Otros, los más ricos, tenemos además una peña, una tertulia de amigos. Yo tengo una peña, y la fecha de hoy es buena fecha para contarlo. Son tiempos de vino y amor, pero también de esa reflexión que lleva a uno a preguntarse, cuál fue el jodido momento en que comenzamos a perder el sentido de la comunidad después de haber perdido el de la vecindad. Llegó la inseguridad, se democratizó la delincuencia, -que hasta entonces era asunto casi exclusivo de las élites político/ empresariales and ‘friends’-, y un día nos encontramos con que teníamos un Smartphone, pero no teníamos vecinos, teníamos al Dr. Google para explicarnos casi todo (-menos el porqué del poder del brillo de sus ojos andaluces de Jaén) pero nos habíamos alejado de los amigos.

ODA A LA “CUERDA”. –Ahora somos ultra-postmodernos con reloj de Apple, pero no tenemos tiempo para perder el tiempo, que es la mejor manera de aprovecharlo. Por todo lo anterior y otras nostalgias recurrimos a una peña, a una tertulia de amigos que de tanto quererse se fastidian como enemigos, siempre y cuando no haya necesidad de tocar la puerta de la solidaridad. Entonces, ese fastidiar, (ese “dar cuerda” con necedad e insistencia desaparece y brota generosa la solidaridad de unos tipos que, como los amigos de Serrat: “SON GENTE CUMPLIDORA QUE ACUDEN CUANDO SABEN QUE YO ESPERO. SI LES ROZA LA MUERTE DISIMULAN, QUE PARA ELLOS LA AMISTAD ES LO PRIMERO”.

 COMO EN BOTICA. – Pero, no vayan a pensar ustedes que esta peña nuestra está compuesta de niños cantores de Viena o de Bonao, con El Torito como director, no. Como en botica, en la peña hay de todo, pero eso sí, cuando a ese atrio existencial se entra, afuera queda el cargo en la empresa privada, en el partido o el Estado, y sólo entra el amigo con sus dones y también con sus defectos, oiga Usted, que hay de todo en la peña. Por ejemplo… hay uno que insiste en decir que es de Los Pepines, Santiago, siendo de La Joya, según consta en documento certificado por los Espinal, que son gente muy seria. Hay cantores de gloria, reconocimiento y respeto a quienes los versos le saludan a cualquier hora, en La Joya, Los Pepines o París, no importa. Hay abogados de alta alcurnia y abolengo intelectual, un agente de la CIA que es el Pentágono andante, un brasileño Da Silva que celebra la vida burlándose de la muerte, un duende calvo y vegano que sabe sembrar amistad como no sembraba nada en sus años de agrónomo en ISA ni en ningún lado. Por haberlos, hay un empresario laborioso de ejemplar comportamiento, pero que viste unos pantalones “color espanto” que su señora no logra tirar al zafacón, llenita de vergüenza, porque la suegra es una apoyadora, (perdón). Por tener, tiene la peña un acupunturista, médico chino, pero de Madrid, que sabe aliviar los dolores del cuerpo con sus agujas, como con su palabra amiga cura el dolor a los vencidos por las garras del olvido y otras torturas… de la ausencia, ay. Hay actrices, empresarias, periodistas, asesoras ministeriales, funcionarios, CEO, consultores de “las familias”, un fontanero que repara corazones rotos, y hasta uno que interpreta “Por amor”, como aspira a cantarlo -algún día-, quizás, Niní Cáffaro.

SIN MARX NI DIOS. – En estos “tiempos líquidos”, sin Marx ni Dios, suicidada la utopía; ahora que de tanto citarlo al fin se hizo cierto el “Cambalache” de Santos Discépolo; justo ahora, cuando somos menos pobres que siempre, pero al precio de estar mas asustados y más solos que nunca, es buen momento para informarles que aún no compro aquella casa en el campo, azul y pequeña (que una vez te prometí), pero ya tengo una peña, una tertulia, unos amigos. Ojalá en este 2019 todos lleguen a tener una peña, su peña, su tertulia.

!SALUD Y TRABAJO EN EL NUEVO AÑO, QUE EL AMOR YA LO TENEMOS, PUES ES EL ÚNICO BIEN QUE MIENTRAS MÁS LO ENTREGAMOS MÁS CRECE Y NOS PERTENECE!