Elecciones en tiempo de Redes

     En 2007, el candidato Barack Obama rompió uno de los rituales de las campañas electorales en Estados Unidos que consistía en visitar a la junta de editorialistas del New York Times la cual, luego de escuchar las propuestas de los candidatos, decidía si endosaba o no sus aspiraciones. Gracias a ese “ENDOSEMENT”, Kennedy, Carter y Clinton llegaron a la Casa Blanca. Pero ¿Por qué decidió Obama no cumplir con el peregrinaje a la sexta planta del NYT para visitar la sede de Google, en Silicon Valley? Porque ante la influencia arrolladora de las nuevas tecnologías de la información (NTI), en EE. UU se había pasado de la teledemocracia (apoyada en los diarios tradicionales) a la ciberdemocracia, con las redes sociales como bandera. Como es harto conocido, en su encuentro, Obama logró cautivar a la familia Google y, de paso, fortaleció sus relaciones con la comunidad tecnológica de Silicon Valley, la biblioteca de Alejandría del siglo XXI.

         Casi 12 años después de aquella visita, Google es ya el dios, padre y espíritu santo del nuevo mundo que incluye a la República Dominicana, a quien la unidad de inteligencia de la revista The Economist acaba de colocar en la posición 10 (entre 100 países evaluados) en capacidad, habilidades y política de apoyo para acceder a internet. Ya en 2017, un estudio del Observatorio de Medios Digitales Dominicanos mostraba que en nuestro país “LA INTERNET TIENE UNA PENETRACIÓN DE 67%, POR ENCIMA DEL PROMEDIO EN LA REGIÓN QUE ES DE 62%”. Si esto le sumamos los esfuerzos del INDOTEL y el programa República Digital para democratizar el uso de la internet, hablamos de que, para 2020, el impacto de las nuevas tecnologías y las plataformas informativas de la red serán fundamentales en las elecciones de ese año.

         Allá lejos va quedando la democracia de tinta y papel para dar paso a la ciberdemocracia y sus poderes: a una teledemocracia que todavía es determinante en la lucha política electoral de nuestro país y a unas omnipresentes NTI, con sus redes sociales y sus plataformas informativas, con su democratización de la información, con su inmediatez, pero también con su sobreinformación atrapada en el cedazo cínico y fundamentalista de la posverdad y la fake news. De ellas volveremos a hablar, y más ahora que la JCE acaba de anunciar la creación de una unidad de seguimiento de redes sociales.

 

¿Para qué sirve la democracia?

       Estoy a punto de devolverle a una gran amiga el libro de Johan Norberg titulado PROGRESO, que en diciembre tomé de su biblioteca para administrarlo desde la mía. En la sinopsis de la obra se asegura, basado en estadísticas, que el mundo ha progresado más en los últimos 100 años que en los primeros 100 mil; que el riesgo de sufrir una guerra o vivir bajo una dictadura es hoy mas bajo que nunca. Como ven, estos son datos esperanzadores, pero todos ellos sucumben ante lo que viene ocurriendo en la República Dominicana de un par de lunes a esta parte, de una rueda de prensa palaciega a este momento, y ya me explico.

         Primero fue el miedo a la delincuencia al visitar amigos en los barrios calientes por carenciados. (En mi primera visita al bar de Correa, Aquiles me asignó a Ñonguito –(que aún no era famoso)- como seguridad). Luego vino el miedo en lo claro, en el polígono central. En ese entonces, la delincuencia en realidad no aumentó, sino que, como ocurre con el amor, cambió de casa.  Así se instaló el miedo en el polígono central, ya dije. Así iban las cosas de mal, cuando apareció la tormenta de la sesión del Consejo Nacional de la Magistratura, y supimos entonces que, por escuchar sus conversaciones, la Procuraduría General de la República interviene los teléfonos de los jueces y sobre todo las juezas “incómodas” de la Suprema Corte de Justicia, y si son dignas y decorosas con más saña y mala fe.

         ¡Joder! Si ahora, además del miedo al asalto tendremos los ciudadanos que sufrir el temor al pinchazo telefónico, entonces, ya sí es verdad que llegamos donde íbamos, (“quien no sabe para dónde va ya llegó”), aunque diga el libro de Norberg que progresamos como nunca. Y es que, pensándolo bien, si uno, de viaje por los Madriles o al regresar a la dacha familiar de madrugada, por temor a las intervenciones telefónicas no podrá ya, -por ejemplo- llamar desde su móvil a la santa para, con voz orgásmica y melosa, preguntarle por el color de sus colalés o comentarle lo interminable de sus caderas; ay; si cercano el amanecer, herido de su ausencia y vencido de nostalgia, no podrá uno llamar a la dulcinea para prometerle amor eterno hasta el martes, recodarle “los trillos de su entrega”, o contarles uno a uno “los lunares de su espalda”; si esto ya no va a ser posible, entonces, dígame Ud., ¿para qué c… sirve esta democracia?

 

 

La mujer y un silencio

Ni la mujer tiene dueño ni el amor tiene tiempo. Quien tiene dueño es su corazón…  o  tal vez el viento”  Joaquín Umbrales. Sin dueño

EN LAS ALCANTARILLAS DE LA NÁUSEA.-Después de lo ocurrido el pasado lunes en la sesión del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) para evaluar a jueces de la Suprema Corte de Justicia, es poco lo que queda por hacer para desprestigiar aún más la menguada credibilidad el deteriorado sistema de administración de justicia de nuestro país. Que el propio procurador general de la República viole flagrantemente los mandatos del reglamento del CNM para intentar cobrar a la jueza Miriam Germán el pecado de su honorabilidad de cuarenta años -vano empeño- mediante la utilización de cartas “anónimas” ¿? y el montaje de servicios de inteligencia/ espionaje y/o caliesaje a lo Gestapo y con modales de Foro Público, es el NOVAMÁS, el penúltimo striptease ético de la justicia dominicana. Cuando se pierden hasta las formas, es porque hace años rueda por las alcantarillas de la náusea el fondo. Pero el asunto es muchísimo más grave, porque resulta que ni Miriam Germán merecía el insulto, ni el presidente de la República, Danilo Medina, merecía el abuso, la innecesaria afrenta que significa que, en su presencia y en un acto bajo su dirección, un subalterno que él nombró se atreviera a presentar esta cara horrenda, la peor cara posible de un gobierno con muchas más luces que sombras. Las del pasado lunes, en pleno Palacio Nacional, fueron parte de esas tinieblas. Cuando llora la justicia, sonríe burlona la barbarie.

 

UNA MUJER Y UN FORO PÚBLICO.– Esta innecesaria afrenta ocurre al inicio de la semana en que el mundo conmemora el Día Internacional de la mujer, que manda que uno, como aguaitador de la cosa nacional y sus miserias, dedique sus palabras a ellas, ay, a las mujeres que nos traen al mundo, de niños nos lo muestran, de adultos nos lo inspiran y siempre nos salvan con su presencia, con su ternura, (lo que no alivia el cariño de una madre no hay médico de Cedimat, Plaza de Salud o del HOMS que lo cure). Por todo esto es tan indignante lo que viene ocurriendo con la mujer y su derecho a crecer, a olvidar, a decidir, a vivir e incluso, lo que viene ocurriendo con su bendito derecho a NO ser fusilada moralmente en palacios o en supermercados, en bares o fiscalías, tribunales o puticlubs; ejecutada con anónimas cartas escritas desde el supuesto anonimato de la cobardía, o con foros públicos de triste recordación. Espiada por agentes, matones o CALIESES, su nombre es lo de menos, por cierto, Miriam es nombre de mujer.

UNA PETICIÓN AL PRESIDENTE MEDINA.- En el tema de la violencia contra la mujer, a las palabras “no se las lleva el viento” porque ellas casi siempre son el anticipo de un abuso, de la muerte. Por eso, pido públicamente al presidente Medina, imponer por Decreto, desde hoy y hasta el lunes, un silencio nacional y absoluto por la mujer dominicana. Un silencio largo como sus noches de desvelo en nuestros días de infancia; un silencio tierno, como los besos que entre versos o miradas les robamos, un silencio reconfortante como el abrazo de una amiga o el “TEQUIEROPÁ” de las Paola de cada quien, puerta de entrada al Paraíso. Hasta el lunes, ni pido la voz ni pido la palabra, esas palabras que, si no llegan acompañadas de acciones y ejemplos no sirven, y son apenas “UN DOLOR DE PAPELES QUE HA DE LLEVAR EL VIENTO, (…) UNA TRISTEZA DE TINTA QUE HA DE BORRAR EL AGUA”, como advierte Rafael Alberti.

UN DECRETO DE SILENCIO.- Por amar a una mujer, cada hombre debe estar dispuesto a besar el aire que respira su silencio. Por eso mi petición al mandatario: un decreto de silencio por la mujer, por las Paola de cada cual (incluidas las suyas), por las amigas del abrazo fraterno, y también por las “amigas del corazón”, ay. Un decreto de silencio, presidente, por las que vendrán o no se han ido, por todas las veneradas damas nacionales. Y, sobre todo, un respetuoso y largo silencio por la penúltima mujer asesinada física o moralmente por la terquedad de su honorable dignidad de jueza, fontanera o psicóloga, o por el terrible pecado de ser mujer.

PD: “Hazla feliz, que sonría y sonría a tu lado, que vuele y vuele como mariposa en junio, entonces sí serás el dueño de su corazón… ¡Todo un hombre!” Juancito Pérez Vidal (Tito)

Una casa de citas por Anthony Ríos

Comencemos por decir que, con sus canciones, Anthony Ríos patrocinó más amores que el Estado Dominicano nuevos ricos; que con ellas curó mas heridas de amor que el Darío Contreras fracturas de tibia y peroné. 

A este poeta maldito, genial y loco, uno le hubiera cambiado feliz y gozoso todos sus programas, entrevistas, libros, bulevares, por la menos maldita de todas sus canciones malditas, o quizás por la más cruel: “¿por qué la llave de tu cama no aparece ahora?”

Perdón por la nostalgia, pero me acaban de confirmar que, en un desliz imperdonable, Buda o Jehová acaban de permitir que Anthony Ríos se cansara de andar salvando una y otra vez al amor. Perdón por este adiós que puede parecer una casa de citas en su honor, y en cierto modo lo es, pues las canciones de Anthony son parte de la banda sonora de nuestras vidas y sus desamores

Recuerdo ahora la última vez que le entrevisté. Quise yo adentrarme en sus cosas, pero fue imposible. Tras cada pregunta capciosa, este Verlaine de buen ron, este Edith Piaf con pantalones, la evadía y golpeaba: “… las cortinas cubrieron para el mundo, aquel dulce desliz de tu conciencia”.

Tal que la entrevista terminó y mi único hallazgo fue la confirmación de mi vieja sospecha: Anthony Ríos era mexicano, hijo de Jaime Sabines, porque como el gran poeta coloquial, el amor fue siempre para él “la prórroga perpetua”. Por eso, como Sabines, siempre se estaba yendo “hacia ninguna parte”,pero se iba, siempre salvando al amor,sin embargo, cada vez que lo encontró huyó cobarde hacia unas pasiones de paso, sin mas futuro que unas caricias de emergencia. Por eso, una boricua, -creo que de nombre Yolanda, ahora no recuerdo-, lo golpeó, diciéndole: “Señor del pasado, llegué con los ojos cerrados, puse mi historia en sus manos y se quedó allí parado.” Nunca la olvidó.

Ahora que nos toca decirle adiós, y marchamos citando frases de amores perdidos, viejos versos propios y ajenos, los que más duelen, por malditos, son los de él: “¿Por qué me siento tan suyo, por qué este afán de quererla, por qué si nunca la tuve, me importa tanto perderla?”

Esclavo de nadie más que del amor, siempre se estaba yendo, siempre “horrorizado de toda conformación”, por eso odiaba los amores civilizados y de conveniencia.

Ahora, que le ha dado por partir, si lo ven algún día, inventado una pasión o saludando solícito a una María Magdalena, le entregan mi mayor y grande abrazo, y le dan mis seguridades de que volveremos a encontrarnos, ¡claro que volveremos a encontrarnos! para, entre el vino y las canciones preguntar -siempre vencidos- a quien corresponda:“¿Por qué la llave de tu cama no aparece ahora? Ay, si Ud. supiera, Señora”.  

Gracias, Froilán Antonio, gracias, Anthony Ríos.

 

 

Decálogo para ganar elecciones

RESULTADOS DE PENA.- El pasado sábado, en su acostumbrado análisis político para el diario HOY, el profesor Juan Bolívar Díaz nos recordó los resultados electorales obtenidos por los llamados partidos alternativos (o emergentes, o nuevos, o chiquititos) de 1978 a 2016. Esos resultados, por terribles, deberían llevar a más de uno hasta Einstein por aquello de que si siempre haces las cosas de la misma manera, es imposible que obtengas resultados diferentes. Si lo mucho hasta Dios lo ve, es tiempo ya de que los afectados lo vean y presten atención. En la lucha política no todo lo explica y justifica la marrullería, compra de cédulas y/o uso de los recursos del Estado en los procesos; esas son las viejas perversiones de nuestra partidocracia no importa el partido que gobierne; hablo ahora de otro aspecto y tengo un doloroso pero didáctico ejemplo. Veamos.

EXITOSO CACHONDEO ELECTORAL. Karim Abu Nabá es un joven dueño/heredero de una inmensa fortuna. Imagina uno que, aburrido y por encontrar con qué entretenerse, harto ya de ganar siempre, como se hartan los presidentes de que sus adláteres le dejen ganar al dominó, a finales de 2015, el muchacho se inventó -o no sé si compró- un movimiento o un partido político para poder ir como candidato a alcalde del Distrito Nacional. ¡Ve qué vaina! Y así, entre bromas y cachondeo, con la felicidad con que un niño disfruta de un juguete nuevo, llegada la hora de la verdad, el joven obtuvo 17,331 votos ¡Y sólo en el Distrito Nacional! Con esa votación, Nabá superó a once de los veintiséis partidos que participaron A NIVEL NACIONAL en las elecciones, y hablo de partidos tan emblemáticos y mediáticamente sonoros como la Alianza Para la Democracia, la Fuerza Nacional Progresista o el Partido Revolucionario Institucional.

CONSEJOS NO SOLICITADOS.- Ante una realidad tan cruda y dura, y como un desinteresado aporte a los partidos miembros menores de la Partidocracia Nacional, a continuación, un decálogo de consejos para lograr conectar con los votantes, sin llegar a los excesos de Karim. Ahí les va.

    1.- Jamás confunda sus opiniones con la terquedad de los hechos. La política, como la vida, se nutre de realidades.

2.-  “Échele un cubo” a la Gallup, pero mande a hacer una encuesta.“Quien no sabe para dónde va, ya llegó”.

3.- Así como en el amor no basta con ganar la batalla, sino que, además debe uno ocupar la plaza, ¡ay!, las redes sociales son útiles, pero no bastan. Ellas no son (todavía) un pase de entrada al Palacio Nacional.

4.- Nuestro mercado electoral no es la clase media, aunque por su presencia y sonoridad mediática lo parezcan. Apunte bien.

5.- Defina su adversario y pelee en un solo frente a la vez.Evite combatir molinos y confundir los toros, como ocurrió en 2016

6.- No sea víctima del (SLF) Síndrome Leonel Fernández.A menos que sean los votantes quienes le aspiren a usted, no aspire a la Presidencia de la República sin antes aspirar a una alcaldía o al Congreso. Lo del Profesor fue el fruto de un excepcional momento de nuestra historia en donde el PLD quería ganar y el Dr. Balaguer necesitaba que Peña Gómez perdiera.

7.- Defínase. ¿Lo suyo es una ONG/ think tank/ grupo de presión, o es un partido?Elija. No puede dar el pésame, y también ser el muerto en la funeraria.

  1. Aprenda a leer las señales que manda la realidad.Los resultados de las últimas elecciones, la composición del Congreso y del poder municipal, por ejemplo.

9.- Conecte con la juventud y las mujeres, que por ahí es que prende.Con ellas, mas los medios, algo de red social, los saludos de una Embajada y el visto bueno de por lo menos un sector de la clase dominante, así es como se ganan elecciones.

10.- Usted quiere dirigir el país: “Barra pa’ dentro”. Sea firme pero cortés, digno pero conciliador.Evite el histerismo y la controversia innecesarias. Lo suyo es convencer a los pobres de que en su gobierno dejarán de serlo, y a los ricos… de que seguirán siéndolo.

    Bonus track: Evite pelearse con gente que compra tinta, papel y cámaras de TV al por mayor, o con quienes gustan de usar batas largas, oficiar misa en domingo y rezar en silencio desde hace algo más de dos mil años. Buen provecho.

 

 

 

 

 

 

 

Cuidar el árbitro para jugar en paz

¡SERÍA FANTÁSTICO! – Nuestra deuda social acumulada es más grande que el ego de un porteño. ¡Y eso es decir! Revisar las inversiones sociales de los últimos 15 años debería llevar a la conclusión de que este es un país donde existe, por ejemplo, una amplia clase media sin problemas materiales fundamentales, una décima parte de la población en la pobreza, más una “mínima minoría” (muy pequeñita) riquísima que no sabe en qué gastar el dinero. ¡ASÍ DEBERÍA SER Y SERÍA FANTASTICO QUE ASÍ FUERA! Pero no. La sociedad dominicana está marcada por la injusta distribución de una riqueza que una buena parte de la población solo disfruta en estadísticas; al fin y al cabo, un alto crecimiento del PIB sin justa distribución de la riqueza es algo así como “morir de sed junto a la fuente”, ay, cuadrarse bien, pero poncharse; operar con presteza pero que se nos muera el paciente. No olvidemos las palabras de Robert Kennedy sobre el Producto Interno Bruto: “EL PIB NO REFLEJA LA SALUD DE NUESTROS HIJOS, LA CALIDAD DE NUESTRA EDUCACIÓN, (…) NI LA BELLEZA DE NUESTRA POESÍA, NI LA SOLIDEZ DE NUESTROS MATRIMONIOS (…) EN UNA PALABRA: EL PIB LO MIDE TODO EXCEPTO LO QUE HACE QUE VALGA LA PENA VIVIR LA VIDA”.

UN BUEN EJEMPLO. – El costo de las primarias de los partidos es un buen ejemplo de todo lo anterior, de nuestras contradicciones y mentalidad de “nuevo rico” a la hora de definir nuestras prioridades y de invertir los recursos públicos. Como quiera que se mire o calcule, mil 449 millones de pesos (RD$1,449,000,000.00) es una cifra desorbitante para organizar unas primarias no importa el tamaño del partido. Pero el asunto es más grave: En un país en donde la informalidad de la economía supera el 55 por ciento, y la inseguridad ciudadana es una peste que -en parte- se explica por la falta de recursos económicos para profesionalizar la Policía Nacional y todo el sistema de justicia; y el agua de Baní está contaminada de pseudomonas porque la planta de tratamiento de allí funciona; en un país así, se va a utilizar el muy costoso (y cuestionado) voto electrónico en las próximas elecciones generales de febrero y mayo.

 VOTO ELECTRÓNICO. – Gracias a la presidente de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, que el pasado miércoles estuvo en el almuerzo del Grupo Corripio, sabemos que “DE LOS 20 PAÍSES MÁS DESARROLLADOS DEL MUNDO, EL ÚNICO QUE USA EL VOTO ELECTRÓNICO ES ESTADOS UNIDOS, Y NO EN TODO EL TERRITORIO, SINO PARA EL 35 POR CIENTO DE SUS ELECTORES. ADEMÁS, DE TODO EL MUNDO, SOLO VENEZUELA, BRASIL, LA INDIA Y LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO UTILIZAN EL VOTO ELECTRÓNICO EN SUS PROCESOS ELECTORES Y EN TODOS ELLOS SE HAN REGISTRADO DENUNCIAS DE ANOMALÍA E IRREGULARIDADES”. Mientras que, en la inmensamente rica e institucionalizada Alemania, la Corte Constitucional declaró inconstitucional el voto electrónico. “¿Y entonces? ¿Cómo es posible?  ¿De dónde ha salido está canción?”, don Pedro. El voto electrónico es un lujo que un país de nuestras carencias y niveles de desconfianza hacia la democracia y sus instituciones, incluida la JCE, no puede ni debe darse.

LEY DE PARTIDOS. – La JCE, debe hilar fino y extremar los cuidados en todo lo que pueda afectar su credibilidad y los niveles de confianza del ciudadano hacia ella, justo en un país donde nadie acepta nunca una derrota, culpas de nuestra cultura política son y no de España. Mal está comenzando la Junta este proceso electoral -cuya primera prueba será en octubre-, si recién aprobada la Ley de Partidos, anda ya buscándole “bajaderos políticos”, y “lubricaciones jurídicas” a su artículo 47 que determina que los recursos para organizar las primarias de las organizaciones “SERÁN DEDUCIDOS, PREVIO ACUERDO CON LAS ORGANIZACIONES POLÍTICAS, DEL APORTE ECONÓMICO QUE PROPORCIONA EL ESTADO A LOS PARTIDOS, INDEPENDIENTEMENTE DE LOS APORTES DE LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL EN NATURALEZA Y LOGÍSTICA.”

CUIDEMOS EL ÁRBITRO.- Lo que mal comienza no puede terminar bien. La ley de Partidos deber ser aplicada, y si no fuera posible hacerlo, que el PLD y sus legisladores la modifiquen YA. Pero no se puede inaugurar una de las dos reglas fundamentales del juego electoral con una violación a sus artículos. ¡Atentos! Que no es una serie Licey – Águilas lo que se jugará en este país en febrero y mayo de 2020. En plan Clinton digamos: “ES EL PODER, ESTÚPIDO, ES EL PODER”.

 

 

 

A veces los pueblos pasan

EL DESTAPE ÉTICO. – A nadie le puede importar la democracia, más de lo que a la democracia le importa que sus hijos vivan en la incertidumbre del asalto, la posibilidad de la muerte y el liderazgo barrial del crimen organizado. Dicho esto, digamos entonces que la crítica al destape ético de nuestro sistema político incluye hasta a aquellos que le votan. No olvidemos que, en 2016, el 97% del 72% que votó, lo hizo a favor de los señores. Si para encontrarle sentido a vida no hay como enfermarse, para entender y no ser demasiado duro con nosotros mismos, -una herencia muy española- conviene revisar el pasado para presagiar el futuro y entender mejor el presente. Si vamos a hablar -exclusivamente- de las condiciones materiales de los pobres nacionales, debemos reconocer la ampliación y calidad de los servicios públicos (todavía deficientes) y el alcance de los programas sociales del Estado actual. El país y las condiciones materiales de los pobres nacionales nada tienen que ver con el mundo dominicano de 1996. Hablo de ampliación de la cobertura del seguro y los servicios de salud, la jornada escolar de tanda extendida, el apoyo a las mipymes, o la estabilidad macroeconómica que permite planificar para invertir; nuestro indiscutible liderazgo en el mundo turístico de la América morena. Ponga ahí al exitoso servicio 9-1-1, las estancias infantiles, el CAID, avances que hasta hace tres días eran a penas una dulce utopía. Lo de uno no es la mezquindad. Uno, como Aristóteles, es enllave de Platón, pero más enllave de la verdad.

EL PAÍS COMO UN MAR DE BANCAS. – Todo lo anterior explica, aunque parcialmente, las victorias del PLD; como también las explica ese pragmatismo de puta madre que ha llegado al exceso -es un ejemplo- de promover o por lo menos permitir que el país se haya convertido en un inmenso mar de colmadones bullosos, bancas de apuestas donde quiera, y puntos de droga por “pipá”. ¿Por qué ha ocurrido esto? Porque a mediano plazo, todo lo anterior genera un dinero que abastece a una economía popular sumergida que no está en las estadísticas oficiales, y que alimenta y dirige la vida de nuestros barrios. Mientras las clases populares pueden llenar la olla con el boroneo del trabajo honrado, o las migajas del otro trabajo que no lo es, el país seguirá en relativa paz y, posiblemente, volverá a ganar las elecciones el partido morado. Pero la vida social seguirá desparramándose, la familia será cada vez menos una familia. Asustados, cada vez seremos más desconfiados, no solo de los políticos sino de nosotros mismos y del vecino, y todo sin Dios ni Marx, es decir sin sueños ni utopía.

A LA PARTIDOCRACIA AND FRIENDS. A nadie le puede importar el país, la democracia, más de lo que al país y a la democracia les importa que sus hijos vivan en la incertidumbre del asalto, la posibilidad de la muerte y el liderazgo barrial del crimen organizado, ya dije. Por eso, nuestra partidocracia reinante toda, -más la plutocracia que ella ha ido creando con cada gobierno desde el 27F de 1844 hasta ayer- todos deben tomar en cuenta la advertencia de Mario Benedetti: Cuando, arrogante, alguien dice que para que ocurra tal o cual cosa “antes tendrán que pasar sobre mi cadáver, debería tener en cuenta que a veces pasan”, sí, a veces los pueblos pasan, sobre todo cuando una crisis económica y una situación de inseguridad impida a los ricos hacer sus buenos negocios y a los pobres recibir los beneficios sociales que hoy reciben, incluidos los de esa gran industria del crimen, el narco, y el lavado que lidera hoy nuestros barrios y campos.