Página 2 de 85

La Mar

“Margarita está linda la mar,
y el viento,  lleva esencia sutil de azahar”. Rubén Darío.

Una fauna inagotable

 El realismo mágico de nuestra fauna política es inagotable.  Ahora resulta que uno de los dos líderes de la oposición al PLD (Hipólito Mejía) respalda la propuesta de reforma constitucional para la habilitación de un adversario político que, además de presidente de la República es el líder político mejor valorado de todo el país, en todas las encuestas.

La nación no acaba de superar el ambiente de intranquilidad por el tema de la modificación constitucional para otra repostulación presidencial, cuando aparecen los bellacos del PRSC a insistir en habilitar al mandatario para que pueda ser candidato a partir de 2024; cosa que, en contradicción con la línea de su partido apoya don Hipólito, quien siempre ha dicho preferir el modelo electoral estadounidense de dos periodos y nunca más. Parece que en el “nunca más” que afecta a su amigo sureño está el detalle.

 La decisión de habilitar al Presidente a uno le parece justa, pues la inhabilitación se creó para, exclusivamente, evitar su repostulación en 2020 y ella cumplió su cometido. De todos modos, ese es un tema que todos los dominicanos tendremos que hablar despacio, pero no ahora, cuando la prioridad “prioritaria y primera” son las elecciones, en un país con unos partidos marrulleros que no saben perder, una JCE a la que le cuesta mandar, y un alocado partido de gobierno ahíto de ganar.

¡Pero vea Ud. qué vaina!

No se repone uno de la “absurda absurdidad” de don Hipólito, cuando -otra vez- suenan los tambores de guerra en el PLD ante el rumor de que el sector Medina podría desconocer el acuerdo firmado por el Comité Político en 2015, el cual otorga la presidencia de la Cámara de Diputados a un seguidor del sector Fernández.

Mientras todo esto pasa, alguien debería recordarles a las élites y al resto del  país, que lo que hoy está en juego no es la estabilidad de uno de esos matrimonios de conveniencia, bostezo y hastío, sino nuestra democracia en pañales, cada vez menos valorada por un ciudadano que en su desventura, orfandad y desesperanza comienza a mirar sin asco y hasta con cierta simpatía la posibilidad cierta de una dictadura, ¡y el nietísimo acechando! ¡Zafa!

 

Roberto Salcedo: “Hay que apoyar quien gane las primarias llámese como se llame”

 

El exalcalde del Distrito Nacional y aspirante a la senaduría de la capital, Roberto Salcedo, expresó que quien tenga los números y gane la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) debe recibir el apoyo de toda la organización porque la unidad es la garantía de éxito de cualquier partido político.

            “El que tenga los números y gane ese proceso interno, llámese como se llame no quiero citar nombres, todos debemos cerrar filas porque quienes han sido más contestatarios contra el presidente de la República y el gobierno están hablando de unidad, pero la unidad no puede ser solamente para un lado”,subrayó el también miembro del Comité Central del PLD, al ser entrevistado por Pablo McKinney en su programa para Color Visión.

Sostuvo que ningún sector del PLD puede ganar las elecciones sin el apoyo del presidente Danilo Medina. “¿Puede un candidato llámese como se llame ganar las elecciones al margen del apoyo del presidente de la República?”,se preguntó.

Salcedo sostuvo que es una pena que la organización haya llegado a los niveles de confrontación interna que ha tenido en los últimos tiempos. “No nos imaginamos que se podía llegar al nivel de irrespeto que se llegó hacia la figura del presidente de la República, calificar al presidente de la República de dictador fue un acto de osadía suprema, un hombre que ha dado demostraciones de ser un demócrata a carta cabal”, se quejó.

Fue reiterativo en criticar que desde el PLD se “montó una campaña agresiva y grosera en contra del presidente”.Salcedo puntualizó que el pasado miércoles se reunió con el presidente Danilo Medina y que está distendido y trabajando como si estuviera reinaugurando un gobierno. “El presidente entiende que ha hecho una buena obra de gobierno y que debe terminar bien, ese es el presidente que acabo de ver”,refirió Salcedo.

 Salcedo dice tiene amplia ventaja en las encuestas

El precandidato a senador del Distrito dijo que va a las primarias a pesar de que las encuestas le otorgan un posicionamiento holgado frente a los demás aspirantes del PLD. “Cuando hacen las mediciones salgo muy alto, pero es fruto de un trabajo continuo y por eso el partido me motiva para que inscriba mi candidatura a la senaduría del Distrito Nacional”,aseguró Salcedo.

El político dijo que esa base de apoyo que tiene en los votantes se debe a su trabajo al frente de la alcaldía y que todavía sigue visitando los barrios para resolver los problemas de la comunidad.

Salcedo sostuvo que las heridas que dejó el pasado proceso electoral en el que perdió la alcaldía, son situaciones que él deja en el marco de la política y no lo lleva al plano personal. “Ocurrieron cosas, fíjese que se creó una comisión para investigar lo que había ocurrido no solo en el Distrito Nacional, sino lo que había ocurrido en otros puntos de la geografía, pero no pasó nada; esos fueron eventos que eché a un lado porque tenía que seguir transitando, no podía detenerme y hacer de esto una gran frustración”, señaló.

 Impulsaría proyecto Ley protección a producción televisiva local

El aspirante a la candidatura a la senaduría del PLD en la capital agregó que si llega al Congreso impulsará un proyecto de Ley que proteja a la producción de la televisión local porque está atravesando por momentos críticos.

“Uno de los propósitos es llevar al Senado ese proyecto, recoger el borrador que se ha hecho, mejorarlo y llamar a un escenario de concertación y de reflexión; por ejemplo, la Ley de Cine ha funcionado perfectamente bien y se ha creado una industria extraordinaria”, argumentó.

Sostuvo que el Estado está compelido a proteger la industria local de la televisión hasta por la preservación de la cultura. “La invasión que estamos recibiendo de contenido foráneo, está literalmente sustituyendo el contenido local”, observó Salcedo.

Domingo 28 de julio de 2019.

 

 

LOS TOROS Y EL CHECK LIST PRESIDENCIAL

Como ya es de todos conocidos, desde noviembre de 2012 hasta finales del 2015, la oposición al PLD confundió los toros y, confiada en que por su inhabilitación constitucional el presidente Danilo Medina no sería candidato en 2016, concentró todos sus esfuerzos en combatir a quien, entonces, se percibía como el seguro candidato a vencer, Leonel Fernández.

El arma de reglamento de ese combate fue el déficit fiscal acumulado durante los gobiernos de Fernández quien, en 2004, al iniciar su segundo gobierno, debió enfrentar los fraudes financieros de 2003 y en septiembre de 2008 la terrible crisis financiera de los Estados Unidos. Si bien, con la receta Fernández la economía dominicana resistió ambos golpes, como ocurre con toda medicina el remedio tuvo efectos secundarios, el principal de ellos fue el citado déficit fiscal, provocado, entre otras razones, por el blindaje de la economía dominicana ante lo que se le había echado encima. Pero como el que tiene de todo con un tesoro se topa, y aquel que está “desnú” “todo le viene menos ropa”, en febrero de 2015 Quirino Ernesto Paulino regresó (o lo regresaron) al país con la intención y/o encomienda de realizar un media tours de difamación como venganza  contra de quien, siendo presidente de la república había autorizado su apresamiento y firmado su deportación. Los adversarios al PLD gubernamental reían.

Así andaban las cosas cuando en 2015, con todos los ítems de mi check list presidencial a su favor, el presidente Medina permitió que se modificara la Constitución y se convirtió en el candidato del PLD.

Hasta entonces, la oposición sólo había enfrentado al toro de Villa Juana, y ya era tarde para enfrentar al miura sureño al que durante 36 meses habían llenado de elogios. Por eso, atacado el toro que no era, en 2016 el toro que sí era le propinó una cornada de más un millón de votos de ventaja.

Desde el 2017 hasta el pasado lunes, la oposición había cometido el mismo error de 2015 sólo que con los toros cambiados: Esta vez había enfrentado a Medina, mientras con Fernández sostenía discretos acercamientos, (que el café de FUNGLODE por banilejo es muy bueno).

Entonces, ocurrió. Y en apenas 14 minutos, el toro que era (Danilo) dejó de serlo, y automáticamente aumentó las posibilidades de ser, del toro que hasta entonces no era: Leonel Fernández. Ya lo ven: ¡Quien no aprende de sus errores, los repite! Ocupen su localidad. El acto va a empezar.

EL PLD Y SABINA (El Check List)

Aquí, El bulevar de la vida del 13 de marzo de 2018 para Listín Diario y ZolFM.

             La política dominicana es un “Deja vú” que vuelve y vuelve cada cuatro años, cada vez que un presidente se acerca al momento en que le queda menos tiempo en el poder que el que ha estado.

            En el caso del presidente Medina existe un impedimento constitucional mediante un artículo transitorio al que sólo le falta llevar su nombre. Sin embargo, y a pesar de ese artículo, (justo y como en 2004 y en 2012 existía la prohibición constitucional de la reelección que afectaba a Hipólito y Leonel, respectivamente), estamos en marzo de 2018 y por ahí andan los esfuerzos y refuerzos, las estrategias, las vallas y los pronunciamientos, procurando hacer saber que “él sí va y puede, que el pueblo lo pide y es el que manda, que si no es él perderán las elecciones, y “Danilo sin ti se hunde este país”... como otras tantas veces y como en el caso de Mejía y Fernández en su momento.

            En medio de las acciones de promoción del mandatario (ahora toca el turno a Medina) nunca falta un elemento: El bendito silencio del beneficiario de la repostulación.

            Mientras los equipos de Hipólito Mejía o de Leonel Fernández, (con los “traductores iluminados” del primero y los olvidables “ingenieros constitucionalistas” del segundo) hacían lo suyo, en la época Medina, los “enfants terribles” del danilismo cubren todos los frentes, responden en segundo los comentarios de talk shows matutinos; y mientras todo esto pasa, el mandatario guarda silencio, y cada uno dice siempre lo mismo, aunque con palabras diferentes: “yo estoy en trabajo”, “es tiempo de avanzar no de hablar de repostulación”, “el hombre es esclavo de las circunstancias, pero no es el momento”, y dale que te pego, otra vez con el silencio, con lo fácil que hubiera sido, por ejemplo, para Leonel -en su momento- mandar a callar bien calladitos a los ingenieros constitucionalistas y sus malas intenciones, que además, los dos eran sus empleados. Y seguimos en Deja vú. Y ahora ocurre lo mismo.

            En una actitud que remite más al romanticismo del siglo XIX que a la política, los presidentes -los que firman decretos, posibilitan inversiones y jurídicos bajaderos- se dejan querer, se hacen de rogar, inspiran los versos, pero no aseguran los besos, como la dama de la blusa de amarillo del día de la inauguración del Centro León, ay, a quien, ni don José León, Yunén ni la Martínez pudieron convencer de la crueldad de su indiferencia en mi contra.

            Los presidentes se dejan querer y, llegado el momento, sacan su personal check list:

1. Qué piensa La Embajada.

2. Qué dicen las encuestas,

3.- Qué tan fuerte está mi adversario interno,

4. Qué opinan “Las Familias”, la monarquía del dinero….  Y así, a partir de la lectura de esa check list toman su decisión. Lo hizo erróneamente Mejía en 2002 y acertadamente lo han hecho Fernández en 2012, y Medina en 2016: Revisaron su check list y actuaron en consecuencia. Y así llegó 2018 y otra vez estamos donde lo dejamos, o sea, en el mismo Deja Vú nada romántico de siempre.

      Menos mal que Sor Joaquín Cardenal Sabina habita entre nosotros y debo yo ir a darle la bienvenida. “Lo nuestro duró…. ”.

13 de marzo 2018

Nostalgia de Trujillo

 

“No hay nostalgia mayor que añorar lo que nunca jamás sucedió”.  J. S.

          Con la excepción del llamado gobierno de los diez años de Joaquín Balaguer,  desde el año 1978 la nación dominicana ha sido gobernada por fuerzas políticas –supuestamente- progresistas. Sin embargo, en sus gobiernos (los del PRD o el PLD), los remanentes del trujillismo han sido cada vez más reconocidos, mejor valorados e incluso algunos convertidos en “personalidades” de la jet set nacional.

 ¡Cuánta doblez embriagada de cinismo”!

Somos un país de tramoyistas del DECORAO unos patriotas de escenografía, atrapados en unas terribles colindancias familiares y empresariales, que aquí, casi todos tenemos un amigo que fue del 14 de Junio o peleó en Abril, y un compadre trujillista que fue enllave o maipiolode Ramfis. Hagan memoria

 Hace unas semanas, el anuncio de la instalación de una sala en el museo de historia, dedicada a la Era de Trujillo, creo un gran barullo mediático. Pero ¿Y por qué no instalarla, si tanto gustamos de convertir en un Trujillito a cada presidente que presidente ha sido? ¿O acaso, han sido fuerzas trujillistas las que se han inventado aquello de “LEONEL/ BALAGUER/ PEÑA/ HIPÓLITO/ DANILO SIN TI, SE HUNDE ESTE PAÍS”.

¡Quién pudiera negarlo! La ideología autoritaria que el trujillismo encarna está cada vez más enraizada en las prácticas sociales y políticas del pueblo dominicano. Y todo porque los ciudadanos y los partidos que nuestros votos han convertido en partidos gobernantes, no hemos sido capaces de negar esa ideología, esa visión, con nuestra práctica, con nuestro comportamiento, eso, “demócratas de pacotilla” que somos.

Trujillo no necesita vivir en la sala de ningún museo, si ya vive en cada ciudadano intolerante, en cada funcionario autoritario. El pueblo lo dice mejor que nadie: “Para conocer a Mandito, dale un carguito”, en fin.

Nuestro problema no es una ninguna SALA sino la casa entera de nuestro mal comportamiento, ese limpiasaquismo militante y sempiterno, esa incapacidad para negar a Trujillo y no con misas, carteles, insultos ni postalitas, sino con el ejemplo, con el comportamiento, y hablo de esa escasa capacidad nuestra para la autogestión, para el autogobierno; esa tendencia que hace mil años denunció el Cabral y que consiste en esperar que el otro (un gobierno, un dictador) haga por nosotros lo que no hacemos por nosotros ni por nadie.

Son nuestras repetidas traiciones a la democracia y sus valores, las que han permitido que, en las actuales circunstancias electorales, éticas, políticas e institucionales, del país, la posibilidad cierta de un régimen dictatorial no es una quimera, al punto de que, -fuera los nombres de siempre en el PLD o el PRM-, el único candidato que cada día aumenta su popularidad ante el electorado es un innombrable nietísimo que promueve y defiende la memoria de su abuelo genocida. !Zafa!

¡Vergüenza debería darnos, tanta nostalgia del régimen que inventó el oprobio!

Juancito Pérez Vidal (Tito) en tertulia

A Marivell Cecilia Henríquez Martínez (La Vivi, del tablao de Los Vencidos)

En la noche del pasado domingo, en franca tertulia en “El bar de la esquina”, nuestro viejo amigo, Juancito Pérez Vidal, alias Tito, miembro de alcurnia, número y abolengo de la peña internacional y el tablao de Los Vencidos, destacaba el hecho de que, como colofón a nuestro rosario de males (que ahora incluye la campaña internacional contra el turismo, y el creciente liderazgo del narcotráfico en unos barrios empobrecidos y desparramados de inequidades y miedo), lo que estamos discutiendo los dominicanos en redes, clubes y puticlubs, es la pertinencia o no de modificar otra vez la Constitución de la República por la única razón de que un pedazo del partido gobernante (el pedazo más gubernamental y por lo mismo mayoritario) quiere habilitar a su líder y mejor candidato y, de paso, evitar que el líder del otro pedazo pueda llegar a serlo.

En su razonada y etílica disertación, Tito explicaba que, si en lo del santo fornicio “en la confianza está el peligro”, en el caso de la política en la desconfianza está el abismo. Y los dos PLD enfrentados -insistía- han perdido la más mínima confianza entre ellos, que es la peor manera de comenzar a perderlo todo.

No es casual, -(argumentaba con la lucidez de un dios Baco en reflexión política)- que uno de los dos líderes del partido que encabeza la oposición, el señor Abinader Corona, haya logrado concitar un gran apoyo presencial y mediático al llamar a una concentración frente al edificio del Congreso Nacional, no para protestar por el alto costo de la vida o la reparación de unas calles, sino por algo tan intangible y conceptual (aunque fundamental) como defender el respeto a la Constitución de la República, que es algo que, por lo menos siete de cada diez estudiantes de derecho, de tres de cada cinco de nuestras llamadas universidades, no pueden explicar con mediana claridad. Según Pérez Vidal,  algo debería decirle esto a los dirigentes peledeístas de uno y otro grupo, todos relacionados de alguna manera, como hemos visto antes, con los asuntos del Estado y su gobierno.

Presionado por la cercanía del matutino que en pocas horas nos aguardaba en CDN, moribunda la noche, naciente el día, lamentada una ausencia, fue inevitable escuchar el lamento final del Tito: “Tantos homenajes, tantas “páginas gloriosas” a los gloriosos muertos de nuestra Democracia, y ahora que la tenemos, resula que no sabemos qué carajo hacer con ella, salvo subastarla entre insultos y descalificaciones, como un naipe de corazones, de ingratitud, traición y olvido”. Mientra esto ocurría, en la B-17 de la vellonera, Serrat recordaba que sus amigos, como Tito, “son gente cumplidora/ que acuden cuando saben que yo espero, si les roza la muerte, disimulan/ que para ellos la amistad es lo primero”.